Socio internacional, CAB International, juega un papel importante en la lucha contra la mora invasora

La científica de la FCD Heinke Jäger y Harry Evans de CAB International recolectando muestras de mora

Desde el descubrimiento de las Islas Galápagos en el siglo 16, especies ajenas han sido introducidas al archipiélago como resultado directo de las actividades humanas. Las plantas no son una excepción.

La mora (Rubus niveus) es la peor planta invasora en Galápagos, causando graves problemas a la biodiversidad de las especies y a la agricultura. La mora invade todo tipo de vegetación en las zonas más húmedas de las islas, formando densos matorrales de hasta 3 metros de altura que tienen el potencial para desplazar a las comunidades de plantas nativas, como los bosques únicos de Scalesia.  

La mora se origina en la India y fue introducida a Santa Cruz en 1968 y más tarde también a San Cristóbal. La planta se ha convertido en invasora en estas islas habitadas, así como en Isabela, Floreana y Santiago, abarcando más de 30.000 hectáreas de la superficie terrestre.

Los científicos de la Fundación Charles Darwin (FCD), en coordinación con la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG) y otros colaboradores locales e internacionales, están dando prioridad a la investigación sobre la prevención de la propagación de la mora en el archipiélago.

El DPNG ha estado trabajando durante muchos años para controlar la mora cortando los tallos y aplicando herbicidas para prevenir el nuevo crecimiento. Sin embargo, debido a la regeneración vigorosa y el banco de semillas de larga vida de la mora, el éxito ha sido limitado y las medidas de control costosas. Estrategias de gestión adicionales están siendo investigadas y una de ellas podría ser el control biológico.

El control biológico es una herramienta que se utiliza en todo el mundo en la lucha contra las especies invasoras de amplia distribución. El agente de control biológico es una plaga natural que se encuentra en el área de distribución nativa de las especies introducidas (por lo general un insecto o un hongo) que sólo ataca a las especies direccionadas para el control, debilitándolas y reduciendo su impacto.

La lucha contra la mora involucra a muchos socios internacionales, incluyendo CAB International (CABI), con sede en el Reino Unido. CABI tiene reputación en todo el mundo usando los conocimientos científicos para resolver problemas en la agricultura y el medio ambiente. Harry Evans, recientemente descrito como "un botánico trotamundos apañador de CABI" visitó Galápagos en Julio para brindar su experiencia. Un especialista en control biológico, Harry, y miembros del personal de la FCD y DPNG, recolectaron hojas de mora de Santa Cruz, San Cristóbal y Floreana para realizar un posterior análisis molecular en el Reino Unido. Las muestras se analizarán para determinar el origen geográfico exacto de la mora de Galápagos. El siguiente paso será la búsqueda de sus enemigos naturales en la India (el área de distribución natural), que podrían servir como potenciales agentes de control biológico para la mora en Galápagos.

En septiembre del 2014, el Director Ejecutivo de la FCD Swen Lorenz, viajó a la sede de CABI en Oxfordshire, Reino Unido, para discutir ésta y futuras colaboraciones con Carol Ellison, la líder científica en este proyecto. Además de la investigación de la mora, también estamos trabajando actualmente juntos en una investigación para un agente potencial de control biológico para la quinina invasora (Cinchona pubescens), junto a la DPNG.

Swen Lorenz and CABISwen Lorenz visitando CABI, UK

Un agente de control biológico exitoso mantendrá los costos de control de malezas significativamente menor y también mantendrá la mora bajo control en los sitios donde está presente. Por lo tanto, no sólo reducirá el costo de la gestión para la DPNG y los agricultores, sino que también permitirá la recuperación de la vegetación nativa y la posterior liberación de las zonas agrícolas para el cultivo.

Los primeros pasos de este proyecto serán financiados por el Fondo para el control de Especies Invasoras de Galápagos’ (FEIG). Como la introducción de un agente de control biológico en Galápagos puede presentar muchos riesgos para la flora nativa, rigurosas pruebas de los posibles efectos en las especies que no son el blanco tienen que ser llevadas a cabo y tardarán entre 5 a 10 años en completarse. Esto también incluye las pruebas de los posibles impactos en las especies cultivadas relacionadas, como las rosas en el Ecuador continental.

Tenemos la esperanza de una solución de control biológico para la mora debido a nuestros éxitos anteriores en el control de la cochinilla algodonosa en Galápagos mediante la introducción de la mariquita australiana como un enemigo natural. Ciencia innovadora y colaboraciones con socios locales e internacionales, una vez más proporcionarán la respuesta!

El proyecto de Plantas Invasoras se lleva a cabo en colaboración con la DPNG, la Agencia de Bioseguridad, el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca y CABI, UK. El proyecto es posible gracias al apoyo financiero de Galapagos Conservancy, y el Fondo para el Control de Especies Invasoras de Galápagos. La Dirección del Parque Nacional Galápagos contribuye en especies.