Importantes avances en monitoreo sanitario de fauna marina

None

Hace poco tiempo atrás, esta historia fue noticia a nivel local. Tras 17 días de cuidados y observación constante luego de su rescate, una tortuga marina golfina (Lepidochelys olivacea, especie considerada como vulnerable y en declive por la lista Roja de Especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), fue devuelta sana y salva al mar por Carolina García, veterinaria de fauna marina de la Fundación Charles Darwin (FCD).

Esta tortuga fue encontrada por guarda parques de la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG) cerca de la isla Santa Cruz, herida y atrapada en un dispositivo de pesca industrial que se presume fue arrastrado por las corrientes marinas al interior de la Reserva Marina de Galápagos (RMG). Mire la liberación de la tortuga en el canal de Youtube de la FCD.

Aunque las causas de amenazas a la fauna de las islas varían, en numerosas ocasiones, tal como en el caso de esta tortuga, están relacionadas con actividades humanas.

A los impactos antropogénicos directos, se suma el hecho de que mucha de la fauna endémica icónica de las islas (como: lobos marinos, lobos de dos pelos, pingüinos, etc.) está categorizada como “amenazada de extinción” por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN.

Lo que pocos conocen es todo el trabajo que por años se ha realizado en las islas en relación al tema. A finales de los años 90, la FCD conjuntamente con la DPNG inició un programa de Vigilancia Sanitaria de Fauna y varios estudios relacionados a la salud de grupos específicos de animales.

Sin embargo, no existía un sistema para detectar o proporcionar asistencia a la fauna marina enferma, herida o muerta. En consecuencia, se estaba perdiendo valiosa información sobre posibles brotes de enfermedades o eventos anormales de mortalidad masiva.

En respuesta a esta situación a partir del año 2011, la FCD brindó el apoyo técnico científico para desarrollar el programa de Vigilancia Sanitaria de Fauna enfocándolo en la fauna marina de la RMG.

Para ello, la FCD con respaldo de la DPNG inició la implementación y sistematización de una Red de Respuesta Rápida (RRR) regida por protocolos y criterios técnico-específicos.

La RRR está dirigida a la intervención ante hallazgos de fauna marina emblemática (mamíferos, reptiles y aves) afectada por cualquier interacción de origen antropogénico en zonas costeras de las islas habitadas.

La RRR busca en el caso de animales enfermos o heridos, su rescate rápido y eficaz, asistencia clínica veterinaria, recuperación a corto plazo y en lo posible, la reintroducción a su medio natural. En casos de animales muertos, el fin es la determinación de las causas mediante estudios post-mortem completos.

Como resultado de esta iniciativa, en el año 2013, se registraron un total de 74 intervenciones por parte de la RRR (33 animales vivos y 41 muertos). Aunque el proyecto está enfocado en la fauna marina, se llevaron a cabo numerosas intervenciones con fauna terrestre. Un 31% de los casos totales presentaba claros signos de impacto humano.

Adicionalmente se consiguieron otros logros complementarios importantes para la RRR como: el desarrollo de un manual de procedimientos; dos talleres de capacitación por parte de la FCD para 75 guarda parques de la DPNG y 25 miembros de otras áreas marinas protegidas del país; la adquisición de equipamiento; el inicio de una línea base sobre la incidencia de impactos antropogénicos en la fauna marina y sobre las principales enfermedades que la afectan; y la continua asesoría técnica a la DPNG.

En suma, la RRR ha abierto el camino y desarrollado las bases para el establecimiento y sistematización de un programa de vigilancia y monitoreo sanitario a largo plazo de la fauna marina del archipiélago.

A partir de abril del 2014 la DPNG asumió la total responsabilidad por éste proyecto, que como una herramienta de manejo facilitará la toma de decisiones en cuanto al mantenimiento de la biodiversidad marina en Galápagos.

Este proyecto ha sido financiado por: Lindblad/National Geographic Fund, DEFRA (mediante Fauna & Flora International), International Galapagos Tour Operators Association (IGTOA), Galapagos Conservancy y Galapagos Conservación Trust.