Especies Invasoras Marinas: una amenaza latente para la Reserva Marina de Galápagos

None

Asparagopsis taxiformis es una especies de alga que ya se encuentra en la RMG

El término “especies invasoras” para muchos podría traer a la mente escenas de películas de alienígenas que invaden el planeta. Pero, desafortunadamente este es un problema de la vida real, cuyos protagonistas -las invasoras- pueden ser animales, plantas u otros organismos de nuestro mismo planeta. Estas por lo general llegan a lugares fuera de su área de distribución natural, ayudadas por la intervención directa o indirecta del ser humano, y luego se establecen y dispersan generando impactos negativos a nivel ecológico, económico y de salud.

A nivel mundial se reconoce que cuando se trata de islas, las especies invasoras constituyen la causa principal para la extinción de especies (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, UICN). Las especies invasoras compiten por un hábitat con las nativas, desplazándolas o sustituyéndolas, y en ocasiones cambiando el hábitat entero y poniendo en riesgo todo un ecosistema. Además, pueden perjudicar la actividad humana, actuando como plagas o patógenos para cultivos o animales domésticos, e incluso difundir agentes alérgicos o infecciosos (UICN) lo que puede implicar un gran costo para la economía local y regional.

Quienes habitan en las islas Galápagos, están más familiarizados con estas especies, pues han podido ver de cerca los efectos nocivos de por lo menos alguna de las mismas. La mora, los chivos, el caracol africano y la cinchona, son apenas unos pocos ejemplos entre muchos de especies invasoras que ya se encuentran en el archipiélago y con las que se han realizado importantes esfuerzos para su control y erradicación.

Tal como ocurre en el área terrestre, las especies invasoras también existen en el mar. Quizás por ser estas menos visibles que los ejemplares en el ámbito terrestre, es muy poco lo que se conoce sobre sus impactos y su capacidad de llegar y establecerse en un área, pero cada vez han ido cobrando mayor relevancia.

Para la Reserva Marina de Galápagos (RMG), las especies invasoras marinas constituyen una amenaza latente debido al aumento del tráfico marítimo internacional, nacional y local que se ha desarrollado en el archipiélago en los últimos 30 años; el cambio climático; y la conectividad propia del medio marino. La invasión de especies marinas constituye un riesgo desconocido para los ecosistemas y biodiversidad de la RMG y un reto de gestión que requiere ser atendido por las autoridades ecuatorianas de manera urgente.

En vista del peligro que representan las especies invasoras para la RMG, desde el año 2012 la FCD lidera el programa de especies invasoras marinas en la RMG, mediante un proyecto multi-institucional junto con la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), la Agencia de Bioseguridad de Galápagos (ABG) el Instituto Oceanográfico de la Armada (INOCAR), el Ministerio de Transporte y Obras Publicas (MTOP) y las Universidades de Southampton y Dundee del Reino Unido. El objetivo de este proyecto es entender el riesgo presentado por las especies introducidas y potencialmente invasoras marinas y minimizar sus impactos negativos en la RMG.

El proyecto incluye una serie de actividades coordinadas entre las instituciones involucradas, como: recopilar y producir información base de especies invasoras marinas; entender los riesgos de dispersión de potenciales especies invasoras en la RMG, mediante modelos de circulación de las corrientes oceánicas; implementar un sistema piloto de monitoreo y alerta en las zonas más sensibles y susceptibles de la RMG; identificar el tráfico marítimo en Galápagos; capacitar al personal de las instituciones involucradas en técnicas de monitoreo, taxonomía y análisis de datos; establecer un programa de difusión sobre el tema para los diferentes usuarios de la RMG y el público en general.

Al momento, gracias a este proyecto se ha encontrado que en la RMG ya están presentes seis especies con alto potencial de desarrollarse como invasoras. Dos de estas son las algas Caulerpa racemosa y Asparagopsis taxiformis. Una especie potencialmente invasora que no se encuentra todavía en la RMG pero ya ha sido reportada en Ecuador continental y en la isla de Malpelo (Colombia) en el 2011-13 es el octo coral blanco Carijoa riisei.

La información resultante de este proyecto orientará a las autoridades locales en el establecimiento en la RMG de medidas de prevención, detección y cuarentena y de ser necesario de remediación, que disminuyan significativamente la posible llegada y propagación de dichas especies.

Este proyecto es posible gracias al financiamiento de Darwin Initiative, Galapagos Conservancy y Lindblad/National Geographic Fund.