Una increíble historia de supervivencia, habilidad y esperanza para la especie más amenazada de los pinzones de Darwin.

None

"Número Uno" - el primer polluelo criado de pinzón de manglar durante el programa de cría en cautiverio de este año. (Foto: Liza Díaz Lalova, FCD)

El 7 de febrero de 2015, en la Playa Tortuga Negra, Isabela, el equipo del proyecto Pinzón de Manglar rescató un pequeño polluelo de cinco días de edad dentro de un nido. Como suele ser el caso del pinzón de manglar el nido estaba infestado de larvas de Philornis downsi - la mosca parasitaria chupasangre. 47 larvas individuales de Philornis fueron encontrados en el nido y unas 31 larvas adicionales adentro del cuerpo del pichón.

© Beate Wedelin.JPGFrancesca Cunninghame, líder del Proyecto de Pinzón de Manglar de la FCD, revisando el nido que contuvo Philornis (Foto: Beate Wedelin)

La historia de supervivencia de Número Uno como parte del programa de esta temporada es testimonio del trabajo realizado por el equipo del proyecto de Pinzón de Manglar liderado por la Fundación Charles Darwin y el Ministerio del Ambiente de Ecuador, a través de la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), en colaboración con el San Diego Zoo Global y Durrell Wildlife Conservation Trust.

Número Uno - Una increíble historia en Galápagos

El desafío comenzó cuando se trataba de obtener acceso al nido - 18 metros de árbol de mangle negro muy delgado y difícil de trepar. Dos sistemas de poleas separados se colocaron alrededor del tronco y cuatro miembros del equipo en tierra aproximaron el nido hasta que estuvo cerca de otro árbol. Un especialista trepador de árboles fue capaz de llegar al nido con un palo y lo bajó a tierra. Para el deleite del equipo del proyecto, un pichón de pinzón de manglar se encontró en el interior.

© Sue Maturin.JPGTrepando árboles, buscando nidos de Pinzón de Manglar (Photo: Sue Maturin)

Es común que los nidos sean rescatados con el fin de recolectar los huevos y recoger pichones que en condiciones naturales tendrían pocas posibilidades de sobrevivir a la mosca parasitaria introducida Philornis downsi.  El pinzón de manglar está en peligro crítico en la lista de las especies amenazadas de la UICN y tiene una población estimada de apenas 80 a 100 individuos. Las larvas de Philornis son las principales causas de muerte, a menudo representan el 95% de mortalidad en el nido. Como este fue el primer pinzón de manglar rescatado por el equipo del proyecto en esta temporada, en "Número Uno" nació un nombre. Número Uno continuará a ser llamado un "eso" ya que el sexo de los pinzones no se puede distinguir hasta que se confirmen los resultados genéticos.

numero uno low res.JPGNúmero Uno después de remover las primeras larvas de Philornis downsi (Foto: Beate Wedelin)

El equipo de campo retiró cuidadosamente las larvas que infestaban el cuerpo de Número Uno y comenzaron la realización de controles de salud, dando de comer al pichón alimentos altamente hidratados en intervalos regulares. Debido a la infestación, lesiones y el riesgo de infección, durante los dos días siguientes las posibilidades de supervivencia pendían de un hilo y fue vital llevar al polluelo a las instalaciones de cuidados especiales lejos del sitio del campo. El 9 de febrero Número Uno fue transportado en bote a la Estación Científica Charles Darwin (ECCD) en Puerto Ayora, Isla Santa Cruz, para continuar con el proceso de cría en cautiverio en condiciones estériles y cuarentena.

© Beate Wedelin PTN.JPGEquipo del proyecto atendiendo a Número Uno en la Playa Tortuga Negra (Foto: Beate Wedelin)

A su llegada a la ECCD el equipo administró antibióticos para curar la infección. El equipo también aumentó la ingesta diaria de alimentos del polluelo para recuperar el peso perdido por la infestación de P. downsi. También como resultado de Philornis, el dedo del pie estaba retorcido y tuvo que ser pegado con cinta hasta que regrese a la posición correcta. Las lesiones faciales causadas por las larvas P. downsi también causaron el crecimiento torcido del pico con las mandíbulas superior e inferior sin coincidir.

Se temía que el pico deformado no permitiría a Número Uno la posibilidad de alimentarse de forma independiente y sobrevivir en el medio salvaje. Sin embargo, el 20 de febrero, Número Uno adquirió sus plumas de vuelo y dejó el nido, comenzando a explorar los alrededores de su jaula temporal. Tan solo 10 días después Número Uno se alimentaba de forma independiente.

El equipo del proyecto de Pinzón de Manglar está cuidando a otros ocho pichones nacidos en cautiverio de edades comprendidas entre 17 y 30 días. Los pinzones son alimentados 15 veces al día, cada hora, con una mezcla de larvas de la avispa introducida, abdómenes de polilla, pollos un día de edad triturados (de una fuente libre de enfermedad certificada), huevos revueltos y papaya. Las avispas y polillas proporcionan proteínas e hidratación, la carne picada de pollo es rica en proteínas y también proporciona calcio; el huevo y la papaya otra fuente de proteína.

Hoy Número Uno tiene 59 días de edad y muestra el comportamiento de desarrollo esperado a esta edad. Número Uno y la supervivencia de sus nuevos amigos se debe a la incesante dedicación, pasión y compromiso por parte del equipo del proyecto y el apoyo financiero de los donantes internacionales.

Number One 08.jpgNúmero Uno, actualmente atendido en nuestra estación científica (Liza Díaz Lalova, FCD)

El Proyecto de Pinzón de Manglar es un proyecto bi-institucional llevado a cabo por la Fundación Charles Darwin y el Ministerio del Ambiente a través de la Dirección del Parque Nacional Galápagos, en colaboración con San Diego Zoo Global y Durrell Wildlife Conservation Trust. El proyecto es apoyado por Galapagos Conservation Trust, The Mohamed bin Zayed Species Conservation Fund, Durrell Wildlife Conservation Trust, International Community Foundation (con una donación otorgada por The Leona M. and Harry B. Helmsley Charitable Trust), Galapagos Conservancy, y la Embajada Británica en Ecuador. Gracias también a Lindblad Expeditions y Metropolitan Touring para la prestación de sus barcos turísticos para ayudar en la logística.

Más información

¡Nacen nuevos pinzones de manglar en la Estación Científica Charles Darwin!

Proyecto de Conservación del Pinzón de Manglar

Controlando Philornis downsi