La Fundación Charles Darwin incorpora como Director Ejecutivo al investigador Arturo Izurieta Valery

None

El Dr. Izurieta es el primer ecuatoriano en asumir este cargo en los últimos diez años

“Esta es una transformación para la Fundación Charles Darwin y una oportunidad real para dar pasos importantes en nuestro apoyo científico a la conservación de Galápagos y para fortalecer la construcción de capacidad nacional en el área de las ciencias”, expresó Dennis Geist, Presidente de la Junta Directiva de la FCD durante el anuncio de la posesión del nuevo director.

El Dr. Arturo Izurieta es un profesional reconocido con experiencia en ciencia, manejo de áreas protegidas y de problemáticas locales, es ecuatoriano y residente permanente de Galápagos.  El cambio indica un esfuerzo renovado en el ámbito de colaboración que busca crear sustentabilidad para una misión que empezó hace más de 50 años y que actualmente mantiene a la FCD como una organización de conservación internacionalmente reconocida.

Como muchas organizaciones de conservación en años recientes, la Fundación Charles Darwin ha enfrentado la necesidad de extender sus esfuerzos y su sustentabilidad frente a problemas económicos a nivel mundial. El rol histórico de la Fundación como un asesor científico para temas del Parque Nacional y la Reserva Marina deGalápagos ha servido como modelo para esfuerzos de conservación similares alrededor del mundo. 

En su puesto como Director del Parque Nacional Galápagos (DPNG) y de la Reserva Marina por los últimos 18 meses, el Dr. Izurieta Valery trabajó en el fortalecimiento de puentes de colaboración entre investigadores y la comunidad internacional, instituciones, grupos e individuos locales como apoyo a la conservación y a los procesos socio-económicos de las islas. Ejemplos importantes son la continuidad y refuerzo del trabajo de conservación del pinzón de manglar y  el nuevo proyecto Galápagos Verde, ambos compartidos con la DPNG. 

Adicionalmente a su trabajo en las Islas Galápagos, el Dr. Izurieta Valery ha trabajado por varios años para facilitar alianzas entre autoridades del gobierno, comunidades aborígenes y comunidades científicas en Australia, Malasia y Centroamérica. “No hay conservación sin que los lazos del conocimiento sobre el capital natural se estrechen con las dimensiones humanas de la población que reside en las islas”, indicó el Dr. Izurieta Valery.

La Fundación con su brazo operativo, la Estación Científica Charles Darwin, tiene en su mayoría empleados ecuatorianos galapagueños (residentes de las islas Galápagos). El papel que juegan los individuos locales en los esfuerzos de conservación de la Estación Científica y los aportes al desarrollo sostenible de su población local, han sido fundamentales para lograr éxitos en la estabilidad de poblaciones de especies como la tortuga de Galápagos, las iguanas terrestres, el petrel de Galápagos, el pinzón de manglar, la langosta espinosa, entre otros.

Durante los próximos meses el Dr. Izurieta Valery se reunirá con autoridades del gobierno, donantes, organizaciones científicas y comunidades locales ecuatorianas para compartir sus experiencias y generar un nuevo marco de trabajo de colaboración para la conservación y el bienestar de las comunidades locales basados en el conocimiento y en concordancia con el Plan Nacional del Buen Vivir, y otros instrumentos técnicos y de planificación insular. 

La Fundación Charles Darwin ha liderado el esfuerzo científico internacional para asesorar al Gobierno del Ecuador en los esfuerzos por conservar la flora y fauna únicas de las Islas Galápagos, como aporte clave al desarrollo sostenible de las islas y el bienestar de la población local.

Sobre la Fundación Charles Darwin

La FCD es una organización científica internacional sin fines de lucro con más de 50 años de experiencia de trabajo para la conservación de las islas Galápagos. Su misión es la de proveer conocimiento y apoyo, a través de la investigación científica y acciones complementarias, para asegurar la conservación del ambiente y la biodiversidad en Galápagos como capital base para la sostenibilidad de la población residente del Archipiélago.