Monitoreando Pingüinos y Cormoranes en el Oeste de Galápagos

None

Monitoreo de nidos de cormorán no volador en la Isla Isabela (Foto por Daniela Vilema/FCD)

Escrito por Daniela Vilema y  Dr. Gustavo Jiménez

Los pingüinos de Galápagos (Spheniscus mendiculus) y los cormoranes no voladores (Phalacrocorax harrisi) son dos especies endémicas de las Islas Galápagos. A los pingüinos se los puede encontrar comúnmente en Isabela, Fernandina, Bartolomé y Floreana ya que son zonas reproductivas. Sin embargo, se han registrado individuos en Santa Fe, Santiago, Rábida, Baltra, Daphne y el norte y sur de Santa Cruz. Mientras que, los cormoranes no voladores se encuentran solamente en las costas de Isabela y Fernandina.

 

Ambas especies son vulnerables a impactos tanto naturales como antropogénicos. Entre sus mayores amenazas están: el cambio climático ya que al aumentar la temperatura del agua, el alimento disminuye; y por otro lado, las especies introducidas como gatos y ratas que se alimentan de huevos e individuos tanto adultos como juveniles. Por esta razón, la Fundación Charles Darwin (FCD) en conjunto con la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG) realiza tres monitoreos anuales con el objetivo de conocer el estado de la población de las dos especies para que se tomen las medidas de conservación necesarias. Los monitoreos permiten determinar la sobrevivencia, la mortalidad y la reproducción de los pingüinos y cormoranes no voladores mediante el marcaje de los individuos, sus nidos y un censo a lo largo de la costa oeste de Isabela y de la costa este de Fernandina para estimar el número anual y compararlo con los censos anteriores.

PINCOR_DV_2-WEB.jpgEquipo de la FCD, DPNG y British Broadcasting Corporation (BBC) buscando nidos de pingüinos en Caleta Iguana (Foto por Daniela Vilema/FCD)

El lunes 7 de noviembre salimos hacia el oeste del archipiélago para realizar el ultimo monitoreo del año 2016. Empezamos el recorrido en Caleta Iguana, una bahía al sur-oeste de la isla Isabela en donde se marcaron 14 pingüinos. Para marcar a estos animales se los captura, se toma las medidas del pico y ala, peso, se toma las frecuencias cardiacas, respiratorias y de temperatura y finalmente se coloca un “pit-tag” con un número en una de sus patas; este se coloca en la parte subcutánea y no tiene ningún impacto negativo sobre los individuos. Antes de su liberación se les hace líneas en el pecho con un marcador para no recapturarlos.

PINCOR_DV_3 WEB.jpgDr. Gustavo Jiménez, científico de la FCD, tomando las frecuencias cardiacas de uno de los pingüinos (Foto por: Daniela Vilema/FCD)

Al segundo día realizamos el primero de cuatro censos desde Punta Essex hasta Playa de los perros, en donde se encontró 101 pingüinos, 79 cormoranes y cientos de individuos de otras especies como piqueros de patas azules, iguanas marinas, pufinos, tortugas marinas, pelícanos, fragatas, entre otros en menor cantidad. El censo consiste el recorrer la costa identificando y registrando todos los animales presentes en la zona, dando prioridad a las especies objetivo. Los días siguientes continuamos con el marcaje y censos en Puerto Pajas, Punta Albermarle (Isabela), Islotes Marielas, Punta Mangle, Punta Espinoza (Fernandina).

PINCOR_DV_4-WEB.jpgEquipo de monitoreo de la FCD y DPNG realizando censo en la Isla Isabela (Foto por: Daniela Vilema)

¿Cómo podemos diferenciar la edad de estas especies al capturarlos y marcarlos? En el caso de los pingüinos, los juveniles tienen cachetes blancos mientras que los adultos tienen cachetes negros y por lo general las hembras son más pequeñas que los machos. En el caso de los cormoranes hay una clara diferencia entre adultos y juveniles, los adultos tienen ojos turquesas mientras que los juveniles tienen ojos negros, los adultos son de color café oscuro y los juveniles son negros.

PINCOR_DV_5-WEB.jpgPingüinos liberados después del marcaje y toma de muestras respectivas en embarcación

Estas especies de aves tienen características únicas porque a diferencia de otras aves no pueden volar, por lo que sus alas cumplen la función de aletas permitiéndoles nadar y bucear, al igual que sus patas, para conseguir su alimento. Los pingüinos se alimentan de distintas especies de peces en aguas costeras pudiendo llegar hasta una profundidad de 50 metros, mientras que los cormoranes se alimentan de pulpos, anguilas, peces y crustáceos de las zonas costeras y pueden bucear a más de 70 metros de profundidad. Ambas especies pueden poner de dos a tres huevos, los cuales tardan en eclosionar entre 35 y 42 días.

PINCOR_DV_6-WEB.jpgCormorán adulto anidando en la Isla Isabela

Como parte del equipo estuvieron guardaparques de la DPNG quienes capturaron individuos y se involucraron en las distintas actividades, además la tripulación de la embarcación Queen Mabel que nos apoyaron durante todo el viaje.

 

Este proyecto es liderado por el Dr. Gustavo Jiménez-Uzcategui de la FCD, y se lo realiza gracias al apoyo de: Galapagos Conservancy Trust, Lindbland National Geographic, Penguin Fund Japan,  Sr. Seishi Sakamoto, Blue Planet Film, con la colaboración de la Universidad San Francisco de Quito, Colorado State University, University of Missouri, entre otros.