Planificando para una Reserva Marina resiliente al cambio climático en Galápagos

Selemas (Xenocys jessiae) endémicas huyendo a un lobo marino hambriento (Zalophus wollebacki) en la Isla de Pinzón.

Cuando vine a vivir a Galápagos para trabajar como ecóloga marina en la Fundación Charles Darwin (FCD) hace un año, cada vez que hacía snorkel en las playas del archipiélago me quedaba alucinando. No me podía creer que podía observar corales y peces loro tropicales compartiendo el mismo hábitat costero con lobos marinos y los pingüinos subantárticos.

No cabe duda, que esta combinación de vida marina es única y no existe en ninguna parte del mundo más que aquí. Debido al aislamiento de este archipiélago en el océano pacífico oriental tropical ligado con la confluencia de grandes corrientes de agua cálida y fría, se crea un esfera de biodiversidad marina sinigual. A pesar de este privilegio geoclimático, las islas Galápagos no son inmunes a los impactos del cambio climático antropogénico.

El equipo del Taller.
El equipo del Taller. Foto por: Daniela Vilema.

Los cuatro días de taller fueron intensos entre los científicos locales y expertos internacionales logrando uno de los mejores ambientes que jamás haya experimentado en mi joven carrera como científica marina. A través de esta experiencia de primera mano, se pudo precisar cómo problemas multifacéticos que impone el cambio climático a este lugar tan especial solo pueden abordarse mediante un enfoque interdisciplinario. Dada a la frágil situación actual en Galápagos, tanto ecológica como económicamente, la planificación proactiva para la adaptación y para la implementación de nuevas políticas dinámicas destinadas a mitigar los impactos del cambio climático es imperativa para que las islas Galápagos puedan progresar en el futuro.

Daniel Orellana, Florencia Cerutti, Jon Witman, William Chueng y Charlie Stock trabajan juntos en proyectos de cambio climático aplicables a la Reserva Marina de Galápagos.
Daniel Orellana, Florencia Cerutti, Jon Witman, William Chueng y Charlie Stock trabajan juntos en proyectos de cambio climático aplicables a la Reserva Marina de Galápagos. Foto por: Daniela Vilema.

Unos de los momentos más cruciales para mi durante el taller fue escuchar al Dr. Daniel Pauly explicar algunas de las implicaciones del calentamiento de los océanos: "Los peces, especialmente los más grandes, tendrán dificultades en respirar, ya que la concentración de oxígeno es menor en aguas cálidas, lo que significa que peces migrarán a aguas más frías y profundas, y con el tiempo muchas especies probablemente reduzcan en tamaño para adaptarse a un mar con menos oxígeno ".

No es difícil de imaginarse los posibles impactos negativos que estos desplazamientos de peces podrían desencadenar en la región. Aquí en las Islas Encantadas, las consecuencias serían críticas para pescadores y fatales para muchos animales que se alimentan de peces, especialmente para muchas especies emblemáticas como lobos marinos, pingüinos, cormoranes, piqueros y tiburones, que son los que atraen a miles de turistas a las islas.

Escuela gigante de barracuda (<em>Sphyraena idiastes</em>) frente a la Isla Bartolomé.
Escuela gigante de barracuda (Sphyraena idiastes) frente a la Isla Bartolomé. Foto por: Salomé Buglass.

Otro tema candente mencionado fue El Niño, la fluctuación climática interanual más fuerte en la Tierra. Las Islas Galápagos se encuentran en el epicentro de este ciclo que ocurre una vez cada 15-20 años, aunque las predicciones actuales estiman que estos eventos posiblemente tomaran lugar con mayor frecuencia y serán más intensos debido al cambio climático. Debido a esta particularidad, las islas Galápagos pueden servir como un un laboratorio viviente para explorar y estudiar los impactos del cambio climático, dada la similitud de los impactos que produce El Niño. Adicionalmente, estas islas, en las cuales las poblaciones locales dependen altamente de que los recursos naturales estén en buen estado de salud (por ejemplo para el ecoturismo), se prestan como un el lugar ideal para desarrollar soluciones creativas para la adaptación y el diseño de políticas que puedan servir de ejemplo para otros lugares en el mundo. Las Islas Galápagos primero nos mostraron cómo evolucionó la vida en este nuestro planeta azul y ahora podrían mostrarnos cómo debemos adaptarnos al cambio climático.

Iguanas marinas (<em>Amblyrhynchus cristatus</em>) calentándose en la roca junto a los tiburones punta blanca (<em>Triaenodon obesus</em>) que descansan en un canal de lava sumergido en la isla Isabela.
Iguanas marinas (Amblyrhynchus cristatus) calentándose en la roca junto a los tiburones punta blanca (Triaenodon obesus) que descansan en un canal de lava sumergido en la isla Isabela. Foto por: Salomé Buglass.
Asistiendo al equipo de comunicaciones en la entrevista con el Dr. Boris Worm. Video por: Julio Rodríguez.

Así que ser parte del desarrollo de una agenda de investigación tan importante fue fascinante, como muy bien lo resumió el Dr. Jon Witman en el último día del taller: "He asistido a un muchísimos talleres, y este es uno de los pocos en los cuales los participantes han trabajado juntos tan efectivamente para desarrollar una agenda con buenas propuestas realistas y ejecutables".

Haz clic aquí para más información sobre el taller y menténte alerta porque prontamente publiquaremos el informe de este taller. La investigación científica de la FCD depende completamente de donaciones, así que tú también puedes apoyar nuestra investigación sobre cambio climático. Dona hoy.

Salomé Buglass.
Salomé Buglass. Foto de Patricia Marti Puig.

Salomé Buglass es una científica marina en la FCD desde el 2016, dedica a varios proyectos de investigación que respaldan la gestión de la Reserva Marina de Galápagos. Ella es parte del equipo que está llevando a cabo la primera caracterización de los ecosistemas de aguas profundas en Galápagos, también apoya al monitoreo ecológico costeros, a los estudios de pesquerías, y a la evaluación de la distribución espacial y temporal de las poblaciones de tiburones dentro de la Reserva Marina de Galápagos.

Salomé tiene una formación académica en biogeografía, con un fuerte enfoque en el cambio climático, y tiene experiencia trabajando con ecosistemas marinos y pesquerías en el Caribe, Canadá y, recientemente, en el Ecuador. Su objetivo profesional y personal es investigar y apoyar en la implementación de medidas que puedan contrarrestar la degradación de nuestros entornos naturales, apoyar a su conservación y uso sostenible, y mejorar la resiliencia comunitaria, bajo la consigna que los recursos marinos y terrestres saludables son la base para el bienestar de nuestra sociedad.

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Drève du Pieuré 19, 1160, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2018 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.