Inicia investigación de especies marinas no-nativas en el Parque Nacional Isla del Coco mediante monitoreos submareales

Roberto Cubero, Geiner Golfin,  Inti Keith, observando el coral.

Escrito en colaboración con Geiner Golfin, encargado del Programa de Manejo de Recursos Naturales Isla del Coco.

En el Parque Nacional Isla del Coco inició una investigación cuyo objetivo busca minimizar los impactos negativos que puedan causar especies no-nativas a la biodiversidad del área marina protegida del Parque Nacional Isla del Coco Área y establecer así protocolos de prevención, detección temprana y respuesta rápida. Esta investigación se lleva a cabo en colaboración con La Fundación Charles Darwin (FCD) en las Islas Galápagos y el Programa de Especies Invasoras Marinas el cual comenzó la investigación en el 2012 en la Reserva Marina de Galápagos (RMG); el cual cuenta con la participación de la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena para Galápagos (ABG), Instituto Oceanográfico de la Armada (INOCAR), Capitanías de Puertos y Smithsonian Environmental Research Canter (SERC).

La Investigadora principal la Dra. Inti Keith sobre la investigación de especies no-nativas que empezó en las Islas Galápagos hace mención en que “lo importante que es expandir la investigación a otras áreas marinas protegidas en el Pacifico Este Tropical (PET) propiamente las del Corredor Marino del Pacifico Este Tropical, debido a la conectividad extremadamente alta que existe en esta región y los cambios climáticos que se presentan. Ya que las especies no-nativas pueden ser introducidas de diferentes regiones del mundo en los cascos de barcos y en el agua de lastre (introducción antropogénica) o pueden ser dispersas de forma natural por corrientes oceanográficas (arribo natural). Lo más grave de esto es que las especies no-nativas puede llegar a convertirse en especies invasoras al establecerse, reproducirse y expandirse”.

Arrecife de Coral, Bahía Wafer, Barco Hundido
Arrecife de coral, Bahía Wafer, Barco Hundido. Foto: Katharine Evans.

Siendo que la introducción de especies no-nativas ha sido identificada como la segunda razón más importante para la pérdida de biodiversidad a nivel mundial, después de la perdida de hábitat. La tasa de invasiones biológicas ha aumentado durante las últimas décadas, debido principalmente a la propagación acelerada de especies, debido al crecimiento del comercio global, el transporte y el turismo que facilitan que las especies puedan superar barreras naturales, tales como corrientes y gradientes de temperatura que una vez limitaron el movimiento de las especies. Las bioinvasiones marinas se reconocen actualmente como un problema en todos los océanos del mundo, los seres humanos han trasladado especies durante años, ya sea deliberadamente o no, y algunas de estas especies han logrado establecerse y proliferar, causando importantes daños ecológicos, económicos y sanitarios. De ahí el interés puesto en dicha investigación.

Por lo anterior “las islas oceánicas son más propensas a la invasión por especies no-nativas debido a la escasez de competidores naturales y depredadores que controlan las poblaciones en su ecosistema nativo. Las islas oceánicas a menudo tienen nichos ecológicos que no han sido ocupados debido a la distancia de las poblaciones colonizadoras, aumentando la probabilidad de una invasión exitosa. El aislamiento geográfico de la Isla de Coco ha limitado la migración natural de nuevas especies, permitiendo que las especies presentes evolucionen en ausencia de competidores y depredadores” explicó la Dra. Keith.

Geiner Golfin, Biólogo Marino encargado del Programa de Manejo de Recursos Naturales menciono que “esta investigación es muy novedosa lo cual nos permitiría conocer más de la dinámica que engloban los ecosistemas marinos de la Isla del Coco, uno de los mejores sitios de buceo a nivel mundial, el cual es visitado en un promedio de 3000 buceadores al año, para así dar pautas de manejo que apunte hacia el control preventivo y correctivo de estos ecosistemas. De esta manera, en el Parque Nacional Isla del Coco se realizan los esfuerzos necesarios para empezar a monitorear especies no-nativas y trabajar en protocolos de prevención, detección temprana y respuesta rápida con la colaboración de la Fundación Charles Darwin.”

Observación de tiburones martillos en el coral Islote Pájara durante la investigación
Observación de tiburones martillos en el coral Islote Pájara durante la investigación. Foto: Katharine Evans.

La Investigación liderada por la Dra. Keith completó su primera expedición en el Parque Nacional Isla del Coco el pasado 12 de Agosto con la colaboración de los co-investigadores Macarena Parra (Fundación Charles Darwin), los guardaparques, Roberto Cubero, Geiner Golfín y Keylor Morales, además con la asistencia de la bióloga Katharine Evans (Oceans Unlimited).

Geiner Golfin, manifiesta “es muy importante que se involucre a guardaparques en la investigación, porque así se garantiza gran parte del éxito en la aplicación de las medidas del protocolo de monitoreo especies marinas no-nativas, ya que se genera un interés más allá del quehacer cotidiano al cual se ven sometidos los guardaparques.”

Durante esta primera etapa, se realizaron monitoreos submareales usando SCUBA en los diferentes y principales sitios de buceo alrededor de la Isla del Coco. Los buceos fueron enfocados a búsquedas dirigidas de especies no-nativas y el levantamiento de una primera línea base de especies para poder estudiar la conectividad entre las Islas Galápagos y la Isla del Coco. Las inmersiones se hicieron en un rango de profundidad entre los 10 y 30 metros, y cubrieron ambientes tan diversos como arrecifes de coral, fondos arenosos, mantos de rodolitos y fondos rocosos. Durante las inmersiones se identificaron algunas especies que se piensan son no-nativas para la Isla de Coco, el próximo paso para los científicos es investigar esta lista de especies y determinar el origen de estas especies.

(Izquierda a derecha) Macarena Parra, Inti Keith, Katharine Evans, Geiner Golfín, Roberto Cubero.
(Izquierda a derecha) Macarena Parra, Inti Keith, Katharine Evans, Geiner Golfín, Roberto Cubero. Photo by: Keylor Morales.

Al encontrarse en fase inicial se esperan conseguir suficientes fondos para poder dar seguimiento a dicha colaboración entre la Fundación Charles Darwin y el Parque Nacional Isla del Coco. Esta investigación surgió como iniciativa en el marco del Corredor Marino del Pacifico Este Tropical (CMAR) y se busca poder ampliar dicha investigación a las otras áreas protegidas de la región (Isla Coiba en Panamá, Santuario de Flora y Fauna Malpelo y Parque Natural Nacional Gorgona en Colombia) en un futuro cercano. Los cuatro países que constituyen el CMAR son Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador con sus respectivas áreas protegidas.

“Es una prioridad establecer cuáles son las especies de alto riesgo para la región del Pacifico Este Tropical para mejorar planes de manejo de especies invasoras marinas y bioseguridad y así proteger la biodiversidad de la región. Se deben poner en práctica protocolos de prevención, detección temprana y respuesta rápida junto con evaluaciones de riesgos y estrategias de manejo” explica la Dra. Keith.

Contacto:

Geiner Golfin: Encargado del Programa de Manejo de Recursos Naturales Isla del Coco. Teléfono: 89109806 Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Inti Keith: Investigadora Senior – Programa Especies Invasoras Marinas, Fundación Charles Darwin, Islas Galápagos. Teléfono +593 98 6261488. Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Skype: Inti.Keith79

Katharine Evans: Fotógrafa Oceans Unlimited

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Drève du Pieuré 19, 1160, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2018 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.