Aves y moscas: Un desafío para la conservación

Pinzón terrestre de pico afilado.

El conocimiento científico sobre las aves terrestres de Galápagos es esencial para la supervivencia de especies endémicas.

¿Cuantas aves terrestres hay en Galápagos y dónde están distribuidos? ¿De qué formas afecta a las poblaciones de aves la mosca parásita Philornis downsi y qué podemos hacer para salvar a las aves? Veinte años después de mi llegada en 1995, estas preguntas me siguen motivando. Obviamente, si no sabemos cuántas aves hay y a que velocidad los estamos perdiendo, no podremos conservar las aves terrestres de Galápagos.

Cuando llegué por primera vez, pronto fue obvio que poco se sabía de cuantas aves se encontraban en cada isla. A pesar de estudios extensivos en la biología reproductiva y evolución de los pinzones de Darwin y otras aves, ¡nadie había hecho un conteo de aves! Lamentablemente, mientras intentamos determinar su población, los estamos perdiendo a una velocidad alarmante debido al parasitismo de una mosca invasora.

Philornis downsi, una mosca invasora.
Philornis downsi, una mosca invasora. Foto: Sam Rowley.

En los años 60, la mosca parásita llamada Philornis downsi fue accidentalmente introducida a Galápagos y sin que nadie lo notara, se estableció. Aunque parece una mosca inocente y común, esta especie tiene larvas que parasitan y chupan la sangre de las aves terrestres pequeñas terrestres y está afectando a 18 especies nativas y endémicas de Galápagos. Una de las prioridades del programa de Conservación de Aves Terrestres de Galápagos, un programa bi-institucional con la Dirección del Parque Nacional Galápagos, es encontrar métodos para proteger a las aves de estos parásitos dañinos.

Es una lucha contra el tiempo encontrar métodos de control para la mosca mientras aprender cuantas aves hay. Usamos un ‘método de apuntar y contar’ para estimar la densidad de las aves, que involucra la grabación del canto de las aves que escuchas en un intervalo de 5 minutos y estimando su distancia del oyente. Para hacer esto tuvimos que aprender los diferentes tipos de canto y dialectos de las aves de Galápagos. Sin embargo, aunque los hayamos aprendido, identificarlos puede ser desafiante, especialmente cuando las aves están lejos o cuando el canto de las aves varía dependiendo de la isla en la que está presente. ¡Cuando vamos al campo, pasamos nuestro primer día probando nuestras habilidades de identificación de aves!

Subiendo al volcán Alcedo para monitorear aves.
Subiendo al volcán Alcedo para monitorear aves. Foto: Archivo FCD.

Ahora, por primera vez, tenemos una línea base para todas las especies paseriformes y la mayoría de otras especies de ave terrestre de la Islas San Cristóbal, Floreana, Santa Cruz y la parte alta de Santiago y el volcán Sierra Negra de Isabela, además de algunas islas más pequeñas. Nuestra meta en los próximos años es seguir con encuestas de las islas restantes del archipiélago.

Equipo de monitoreo saliendo a San Cristóbal. Desde la izquierda: David Anchundia, Christian Shultze, Birgit Fessl, Erwin Nemeth, Michael Dvorak, Beate Wendelin, Novalino Gaona.
Equipo de monitoreo saliendo a San Cristóbal. Desde la izquierda: David Anchundia, Christian Shultze, Birgit Fessl, Erwin Nemeth, Michael Dvorak, Beate Wendelin, Novalino Gaona. Foto: Archivo FCD.

La investigación científica que realizamos ha llevado a que la UICN actualice el estado de amenaza para tres especies de aves de la Isla Santa Cruz. También es esencial determinar el índice de cambio del declive de las poblaciones y qué se puede hacer para prevenirlo. Este es uno de los muchos proyectos de investigación realizados por la Fundación Charles Darwin y depende completamente de la generosidad de nuestros seguidores. Por favor dona hoy para salvar estas aves.

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Drève du Pieuré 19, 1160, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2018 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.