Esperanza para el pinzón de manglar en peligro crítico de extinción

Pinzones de manglar juveniles en la Estación Científica Charles Darwin.

El pinzón de manglar (Camarhynchus heliobates), una de las especies icónicas de pinzones de Darwin, es una especie de ave encontrada solo en los bosques de manglar densos del oeste de las Islas Galápagos. Originalmente las aves se encontraban en dos islas de Galápagos: Fernandina e Isabela. Al presente, principalmente debido a amenazas de especies invasoras, están restringidas a solo dos bosques de manglar, apenas más grande que 30 hectáreas en Isabela, y su población total se estima en menos de 100 aves. Desde el año 2000, el pinzón de manglar ha sido listada como críticamente en peligro de extinción y es considerado una de las aves más raras del mundo.

Pinzones de manglar enfrentan amenazas extremas a su supervivencia. Las dos mayores amenazas vienen de un depredador introducido, la rata negra (Rattus rattus), y un parásito introducido, la mosca Philornis downsi, ambas de las cuales están impactando el éxito de anidación. Cuando no está controlada, la rata negra puede invadir el 70% de sus nidos, donde atacan los huevos. Si el huevo sobrevive esta amenaza y eclosiona, puede ser afectada por Philornis downsi, una mosca parásita que pone sus huevos en el nido. Cuando la larva de mosca nace, se alimenta de la sangre de los pichones de pinzón de manglar; muy pocos sobreviven al parasitismo. Estudios pasados han demostrado que la mortalidad de anidación es más alta al principio de la temporada de apareamiento, con un 95% de los pichones falleciendo por parasitismo y parejas adultas poniendo huevos hasta cinco veces por temporada para criar uno o dos polluelos más tarde en la temporada (en el mejor de los casos).

Pinzón de Manglar Juvenil.
Pinzón de Manglar Juvenil. Foto por: Francesca Cunninghame / FCD.

Para combatir estas amenazas y prevenir la extinción de esta especie, la Fundación Charles Darwin, junto con la Dirección del Parque Nacional Galápagos, empezaron un proyecto formal de largo plazo en el 2006. El Proyecto de Pinzón de Manglar empezó con control de ratas y monitoreo de aves, y ha expandido para incluir un programa la crianza en cautiverio y reintroducción. Este programa, establecido en 2014, es una colaboración con San Diego Zoo Global, Durrell Wildlife Conservation Trust y Auckland Zoo e intenta evitar el periodo más letal en las vidas de los pinzones para darles una oportunidad e incrementar su supervivencia. El personal del programa colecta huevos del campo, los incuba en un ambiente controlado y reintroduce a las aves al bosque de manglar.

Francesca Cunninghame colecta nidos de pinzones de manglar en la Isla Isabela.
Francesca Cunninghame colecta nidos de pinzones de manglar en la Isla Isabela. Foto por: Liza Díaz Lalova.

Buenas noticias para el pinzón de manglar en 2017:

  • 2 pinzones criados en cautiverio han encontrado parejas silvestres, reproducido en su hábitat natural y criando sus propios polluelos.
  • 100% de los 14 pichones que eclosionaron en nidos en su hábitat natural sobrevivieron (en nidos tratados para eliminar el parasitismo).
Gráfico de estadísticas sobre el pinzón de manglar entre el 2011 y el 2017.
Gráfico de estadísticas sobre el Pinzón de Manglar entre el 2011 y 2017.

En los últimos años, el Proyecto de Pinzón de Manglar ha tenido muchos éxitos, con 39 aves juveniles liberados a su hábitat natural. Muchos de estas aves han demostrado que son capaces de sobrevivir a largo plazo en su hábitat salvaje. Por ejemplo, en la temporada de 2016-2017, dos de las aves empezaron a reproducirse. Además, en 2016-2017 una nueva técnica de control de parásitos, en el cual los nidos fueron inyectados con permetrina (un insecticida), fue probado con nidos de pinzón de manglar después de tener éxito con una especie más común en otra isla. Los primeros resultados de estas inyecciones de nidos nos dan esperanza: 14 polluelos de los nidos eclosionaron y sobrevivieron en su hábitat silvestre. En el 2018, el equipo se enfocará en obtener más datos para determinar el éxito de las inyecciones de nidos y su eficacia. Es posible que sea una técnica más viable de conservación que la crianza en cautiverio.

Dando de comer a un polluelo recién nacido. Se les da de comer a los pichones una mezcla alta en proteína usando la larva de avispa introducida y huevo con papaya.
Dando de comer a un polluelo recién nacido. Se les da de comer a los pichones una mezcla alta en proteína usando la larva de avispa introducida y huevo con papaya. Foto por: Liza Díaz Lalova.

El éxito del Proyecto de Pinzón de Manglar es muy emocionante. Nos da esperanza que, con la ayuda a largo plazo del equipo de campo del proyecto, organizaciones de apoyo, y donantes generosos, podamos controlar a las amenazas de pinzón de manglar para que su población incremente. Por favor Dona hoy.

El Proyecto de Pinzón de Manglar es un proyecto bi-institucional ejecutado por la Fundación Charles Darwin y la Dirección del Parque Nacional Galápagos, en colaboración con San Diego Zoo Global, Auckland Zoo y Durrell Wildlife Conservation Trust. El proyecto es apoyado por the Leona M. and Harry B. Helmsley Charitable Trust, Galapagos Conservation Trust, Marguerite Griffith-Jones, GESS Charitable Trust, Decoroom Limited, Holbeck Charitable Trust, y Friends of Galapagos Switzerland.

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Drève du Pieuré 19, 1160, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2019 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.