Mi experiencia criando moscas en Galápagos

Paola Lahuatte, Investigatora Junior de la FCD, está trabajando para encontrar un método de control para la mosca parásita dañina Philornis downsi.

La primera vez que llegué a las Islas Galápagos a mediados del 2013, estaba emocionada de tener la oportunidad de hacer una pasantía en la Fundación Charles Darwin (FCD). Aunque suene raro, estaba involucrada en reproducir y criar una mosca invasora en cautiverio. La mosca en particular con la que trabajamos, Philornis downsi, puede parecerse a una mosca común de casa, pero es mucho menos inocente. Las larvas parasitan las aves terrestres endémicas, chupando la sangre de polluelos y comúnmente causando que todos los pichones de un nido mueran. En otras palabras, si eres uno de los pinzones de Darwin, esta mosca es una pesadilla viviente.

Actualmente hay 1,476 especies introducidas en las Islas Galápagos, de los cuales muchos causan daño a la flora y fauna endémica. La mosca Philornis es una de las especies más peligrosas porque parasita por lo menos a 17 especies de aves incluyendo el pinzón de manglar en peligro crítico, con menos de 20 parejas reproductivas en el mundo. Para encontrar un método de control para la mosca, debemos primero reproducir a la mosca bajo condiciones de laboratorio y entender su ciclo de vida.

Philornis downsi, una mosca invasora.
Philornis downsi, una mosca invasora. Foto por: Sam Rowley.

Habiendo completado mis clases de licenciatura en la Universidad Central del Ecuador, no fue la primera vez que había trabajado en criar moscas. En el Ecuador continental había estudiado a garrapatas y mosquitos, pero aquí necesitaba descubrir cómo criar las moscas en cautiverio. Crean me, no es fácil cuidar de una mosca, especialmente una que depende de sangre y un huésped animal vivo. Una de las razones centrales que necesitábamos criar las moscas en un laboratorio es que los científicos solo tenían acceso a las moscas durante los cinco meses cuando las aves se reproducen y estábamos perdiendo siete meses de investigación invaluable cada año.

Me acuerdo que estaba frustrada cuando veía cuantas moscas Philornis se encontraban en los nidos de aves, pero en el laboratorio era tan difícil crear las condiciones correctas para criarlas para nuestros estudios. A pesar de los desafíos en la crianza de las moscas, tuve éxito en la creación de un nuevo sistema diseñado específicamente para la crianza de larvas, que se convirtió en el tema de mi tesis de licenciatura. Todavía me siento inspirada con el pensamiento que este trabajo puede salvar a las aves terrestres de Galápagos, aunque todavía siento una gran responsabilidad sobre mis hombros. Afortunadamente, tengo la confianza y apoyo continua de Dr. Piedad Lincango y Dr. Charlotte Causton.

Trabajo de campo, colectando larvas del campo.
Trabajo de campo, colectando larvas del campo. Foto por: Liza Diaz Lálova.

Como seguía interesada en las moscas Philornis downsi, escribí a Dr. George Heimpel de la Universidad de Minnesota, científico central de un programa investigando la posibilidad de usar enemigos naturales para controlar a Philornis downsi (conocido como control biológico). Viajé a Minnesota para trabajar con él y me sentí agobiada por las temperaturas bajo cero y las dificultades de idioma. Sin embargo, ¡gracias a la familia acogedora Heimpel, pude adaptarme y aprendí mucho! Después de completar mi pasantía, obtuve un trabajo como investigadora junior en la Fundación Charles Darwin y regresé a Galápagos en el 2015 para continuar la investigación científica de punta.

Ahora somos capaces de criar pequeños números de moscas en cautiverio, pero nuestra meta es criar números grande de moscas para desarrollar métodos de control. Esto es particularmente importante ahora que dos especies de avispa han sido encontradas parasitando a Philornis downsi en el Ecuador continental. Estas avispas exhiben características que sugiere que serían buenos candidatos para un programa de control biológico y esperamos que el próximo año confirmaremos estos descubrimientos preliminares después de realizar aún más investigaciones.

He aprendido mucho gracias a las oportunidades que me ha dado la Fundación Charles Darwin y definitivamente pienso que aceptar una pasantía en Galápagos fue la mejor decisión de mi vida.

La Fundación Charles Darwin depende completamente de la generosidad de nuestros seguidores. Si te gustaría apoyarnos en encontrar una solución a esta mosca parásita, por favor dona hoy.

 

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Drève du Pieuré 19, 1160, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2019 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.