Dr. Pelayo Salinas de León con el sistema de cámaras submarinas DOVS  en el Arco de Darwin.

Escrito en colaboración con: Pelayo Salinas de León

Desde el año 2013, el equipo de tiburones de nuestra Estación Científica, en colaboración con la Dirección del Parque Nacional Galápagos, realiza tres viajes anuales a Darwin y Wolf para estudiar tiburones: uno en la época cálida, otro en la fría y otro en la época de transición. El objetivo de este estudio es determinar el impacto de los ciclos El Niño/La Niña y el efecto de la protección total de la pesca brindada por el Santuario Marino desde el 2016 en las principales especies de tiburones y peces depredadores.

Varios tiburones sedosos y un tiburón de Galápagos alrededor de un sistema de estéreo- BRUVS.
Varios tiburones sedosos y un tiburón de Galápagos alrededor de un sistema de estéreo-BRUVS. Foto por: Thomas Peschak / National Geographic.

Dos sistemas de cámaras submarinas son utilizados por nuestros científicos:

  • Estéreo-BRUVs (Baited Remote Underwater Video Surveys, por sus siglas en inglés) que son cámaras remotas montadas en una estructura traingular de metal, a la que se le acopla un recipiente cerrado con carnada para que el olor atraiga a los tiburones.
  • Estéreo-DOVs (Diver-Operated Video Surveys, por sus siglas en inglés), que son las mismas cámaras pero sin carnada y que las lleva un científico mientras bucea usando equipo autónomo.

Ambas metodologías constan de dos cámaras colocadas en las esquinas inferiores de una base de acero a una distancia de 70 cm entre ellas y en un ángulo convergente de 6 grados. Las cámaras filman en alta definición y permiten registrar diferentes especies de tiburones y peces. Al grabar en estéreo (como en 3D), mediante el uso de un software especializado llamado Event Measure, se puede medir el tamaño de los animales que se registran de una manera muy precisa, lo que ayuda entender la distribución de los tiburones juveniles y adultos en el archipiélago, así como su diversidad y abundancia relativa. Las cámaras son calibradas en una piscina antes de cada salida de campo para asegurar su precisión.

Colocando un estéreo-BRUVs en la Isla Darwin.
Colocando un estéreo-BRUVs en la Isla Darwin. Foto por: Pelayo Salinas de León / FCD.

Hay dos tipos de BRUVs: El BRUV de fondo que se coloca a 25 metros de profundidad junto al fondo marino y el BRUV de media agua, que se coloca en la mitad de la columna de agua, a unos 15 metros del fondo. En un extremo de una cuerda se coloca un peso que ayuda a mantener las cámaras en posición. En la parte superior de las cámaras se colocan unas boyas que permiten al triángulo mantenerse en la profundidad determinada. Y otras dos boyas quedan en la superficie para poder ubicar las cámaras cuando se recogen después de una hora y media de filmación.

Representación de las diferencias entre BRUVs pelágicos y bentónicos.
Representación de las diferencias entre BRUVs pelágicos y bentónicos. Producido por: Daniel Unda / FCD

Contrario a lo que la mayoría de personas piensan, los tiburones suelen ser muy tímidos, y cuando hay buzos en el agua muchas especies simplemente no aparecen. Sin embargo, estas especies pueden ser registradas al usar cámaras remotas con carnada y sin buzos. Al estar la carnada en un recipiente cerrado, el tiburón puede oler pero no comer, por lo que no se altera su comportamiento. En un estudio reciente publicado en la revista internacional Marine Ecology Progress Series por científicos de la FCD, las Universidades de Massey en Nueva Zelanda y Curtin en Australia, se presentaron los resultados de 629 monitoreos con estéreo-BRUVs realizados en la Reserva Marina de Galápagos. En total se registraron 877 tiburones de 10 especies diferentes, siendo los tiburones de Galápagos, los martillo y punta negra los más comunes. Algunas especies que fueron frecuentemente encontradas en los BRUVs, como el tiburón tigre o los cazones, son muy raramente registrados por los buzos en Galápagos. Estos datos de Galápagos también contribuirán al proyecto Global Fin Print, que pretende llevar a cabo el primer censo global de tiburones usando BRUVs.

Las ocho especies de tiburones más comunes en los BRUVs: a) Baboso , b) Sedoso, c) De Galápagos, d) Punta negra, e) Tigre, f) Martillo, g) Punta blanca, h) Gato, i) Cazón, j)Tollo manchado.
Las ocho especies de tiburones más comunes en los BRUVs: a) Baboso, b) Sedoso, c) De Galápagos, d) Punta negra, e) Tigre, f) Martillo, g) Punta blanca, h) Gato, i) Cazón, j)Tollo manchado. Figura obtenida de Acuña-Marrero et al. 2018.

Por otro lado, en los monitoreos con DOVs, un científico lleva el sistema de cámaras en estéreo mientras bucea. Los científicos filman siguiendo el contorno del fondo a una profundidad de 20 m. Un segundo buzo lleva una boya con un GPS que va por la superficie para poder tener un registro del área recorrida. A una velocidad constante, los científicos recorren una distancia de unos 500 metros.

Representación del funcionamiento del sistema de cámaras DOVs.
Representación del funcionamiento del sistema de cámaras DOVs. Gráfico por: Daniel Unda / FCD.

Después de la fase de campo, se pasan los datos del GPS para saber la distancia recorrida y después se analizan los videos en el programa EventMeasure, en el que se pueden identificar las especies registradas, contar el número de individuos y estimar su tamaño con gran precisión. A diferencia de los BRUVs, los videos filmados con DOVs permiten estimar y estandarizar el área muestreada para poder estimar la biomasa de tiburones y peces por unidad de área (kilogramos por metro cuadrado), que es la unidad de medida estándar que se usa mundialmente para especies costeras. En el 2016, científicos de la FCD y National Geographic Pristine Seas usaron dos años de datos DOVs para determinar que Darwin y Wolf albergan la mayor biomasa de tiburones del planeta.

El científico David Acuña realizando transecto con DOVS en Wolf.
El científico David Acuña realizando transecto con DOVS en Wolf. Foto por: Pelayo Salinas de León / FCD.

Usando la metodología de estéreo video se requiere mucho más tiempo para obtener resultados, pero el porcentaje de error en las medidas es de menos del 5%, comparado con los censos visuales que se realizan tradicionalmente y que tienen un porcentaje de error muy alto, lo que hace de los BRUVs y DOVs metodologías no sólo complementarias, sino muy eficientes para estudiar tiburones y otros peces en el archipiélago.

Este proyecto se realiza en conjunto con la Dirección del Parque Nacional Galápagos, la Universdidad de Massey en Nueva Zelanda y Curtin en Australia y es posible gracias al apoyo de Save Our Seas Foundation, Helmsley Charitable Trust, National Geographic Pristine Seas y varios donantes particulares.

Este es uno de los muchos proyectos realizados por la Fundación Charles Darwin y dependemos completamente de la generosidad de nuestros seguidores. Por favor dona hoy.

Paola Lahuatte, Investigatora Junior de la FCD, está trabajando para encontrar un método de control para la mosca parásita dañina Philornis downsi.

La primera vez que llegué a las Islas Galápagos a mediados del 2013, estaba emocionada de tener la oportunidad de hacer una pasantía en la Fundación Charles Darwin (FCD). Aunque suene raro, estaba involucrada en reproducir y criar una mosca invasora en cautiverio. La mosca en particular con la que trabajamos, Philornis downsi, puede parecerse a una mosca común de casa, pero es mucho menos inocente. Las larvas parasitan las aves terrestres endémicas, chupando la sangre de polluelos y comúnmente causando que todos los pichones de un nido mueran. En otras palabras, si eres uno de los pinzones de Darwin, esta mosca es una pesadilla viviente.

Actualmente hay 1,476 especies introducidas en las Islas Galápagos, de los cuales muchos causan daño a la flora y fauna endémica. La mosca Philornis es una de las especies más peligrosas porque parasita por lo menos a 17 especies de aves incluyendo el pinzón de manglar en peligro crítico, con menos de 20 parejas reproductivas en el mundo. Para encontrar un método de control para la mosca, debemos primero reproducir a la mosca bajo condiciones de laboratorio y entender su ciclo de vida.

Philornis downsi, una mosca invasora.
Philornis downsi, una mosca invasora. Foto por: Sam Rowley.

Habiendo completado mis clases de licenciatura en la Universidad Central del Ecuador, no fue la primera vez que había trabajado en criar moscas. En el Ecuador continental había estudiado a garrapatas y mosquitos, pero aquí necesitaba descubrir cómo criar las moscas en cautiverio. Crean me, no es fácil cuidar de una mosca, especialmente una que depende de sangre y un huésped animal vivo. Una de las razones centrales que necesitábamos criar las moscas en un laboratorio es que los científicos solo tenían acceso a las moscas durante los cinco meses cuando las aves se reproducen y estábamos perdiendo siete meses de investigación invaluable cada año.

Me acuerdo que estaba frustrada cuando veía cuantas moscas Philornis se encontraban en los nidos de aves, pero en el laboratorio era tan difícil crear las condiciones correctas para criarlas para nuestros estudios. A pesar de los desafíos en la crianza de las moscas, tuve éxito en la creación de un nuevo sistema diseñado específicamente para la crianza de larvas, que se convirtió en el tema de mi tesis de licenciatura. Todavía me siento inspirada con el pensamiento que este trabajo puede salvar a las aves terrestres de Galápagos, aunque todavía siento una gran responsabilidad sobre mis hombros. Afortunadamente, tengo la confianza y apoyo continua de Dr. Piedad Lincango y Dr. Charlotte Causton.

Trabajo de campo, colectando larvas del campo.
Trabajo de campo, colectando larvas del campo. Foto por: Liza Diaz Lálova.

Como seguía interesada en las moscas Philornis downsi, escribí a Dr. George Heimpel de la Universidad de Minnesota, científico central de un programa investigando la posibilidad de usar enemigos naturales para controlar a Philornis downsi (conocido como control biológico). Viajé a Minnesota para trabajar con él y me sentí agobiada por las temperaturas bajo cero y las dificultades de idioma. Sin embargo, ¡gracias a la familia acogedora Heimpel, pude adaptarme y aprendí mucho! Después de completar mi pasantía, obtuve un trabajo como investigadora junior en la Fundación Charles Darwin y regresé a Galápagos en el 2015 para continuar la investigación científica de punta.

Ahora somos capaces de criar pequeños números de moscas en cautiverio, pero nuestra meta es criar números grande de moscas para desarrollar métodos de control. Esto es particularmente importante ahora que dos especies de avispa han sido encontradas parasitando a Philornis downsi en el Ecuador continental. Estas avispas exhiben características que sugiere que serían buenos candidatos para un programa de control biológico y esperamos que el próximo año confirmaremos estos descubrimientos preliminares después de realizar aún más investigaciones.

He aprendido mucho gracias a las oportunidades que me ha dado la Fundación Charles Darwin y definitivamente pienso que aceptar una pasantía en Galápagos fue la mejor decisión de mi vida.

La Fundación Charles Darwin depende completamente de la generosidad de nuestros seguidores. Si te gustaría apoyarnos en encontrar una solución a esta mosca parásita, por favor dona hoy.

 

Apoya la ciencia para la conservación al visitar Galápagos con Ecoventura.

¿Quieres visitar Galápagos y también ayudar a conservar el archipiélago? La empresa turística ecuatoriana, Ecoventura, ha unido fuerzas con la Fundación Charles Darwin en el 2017 para ayudar a preservar las Islas Encantadas.

Cada año, Ecoventura intenta recaudar por lo menos $150,000 para El Fondo de Educación para la Sostenibilidad y la Biodiversidad de Galápagos (GBESF), la cual financia nuestros proyectos de conservación. ¡Ahora tu puedes ayudar a proteger las islas reservando un tour a Galápagos!

Todos los ingresos de los camarotes vendidos en dos cruceros de Ecoventura serán donadas a la Fundación Charles Darwin:

  • 13 – 20 de mayo, 2018: Tour a Galápagos en el barco M/V Galapagos Sky donde vivirás a bordo y habrán excursiones de buceo.
  • 2 – 9 de septiembre, 2018: Vive una experiencia única en el barco de lujo, MV Origin.

Es increíble poder visitar este sitio extraordinario y también asegurar que la biodiversidad única de Galápagos sobreviva para futuras generaciones. Por favor reserva en la página web de Ecoventura y llévate el viaje de tu vida.

De izquierda a derecha: Dr. Jorge Carrión (Director del Área Ambiental de la DPNG), Santiago Dunn (Presidente Ejecutivo de Ecoventura), Dr. Arturo Izurieta (Director Ejecutivo de la FCD), Eliecer Cruz (miembro de la junta de la FCD).
De izquierda a derecha: Dr. Jorge Carrión (Director del Área Ambiental de la DPNG), Santiago Dunn (Presidente Ejecutivo de Ecoventura), Dr. Arturo Izurieta (Director Ejecutivo de la FCD), y Eliecer Cruz (miembro de la junta de la FCD), firmando el acuerdo de GBESF. Foto por: Jesús Gonzalez.

Además, socios de Ecoventura que venden nuestros viajes tienen la opción de donar su comisión o una porción de ella al fondo. Recibirán reconocimiento en la página web de Ecoventura y en redes sociales por esta buena acción.

Científicos de la Fundación Charles Darwin monitoreando aves marinas
Científicos de la Fundación Charles Darwin monitoreando aves marinas. Foto por: Sam Rowley.

A pesar de la protección gubernamental, Galápagos todavía está amenazada por especies invasoras, cambio climático, pesca ilegal, el crecimiento de la población, etc. Para afrontar estos problemas, los científicos de la FCD han trabajado por casi 60 años para proveer investigación de punta para la conservación, restauración y desarrollo sostenible del archipiélago. Todo el trabajo de la FCD es realizado en colaboración con la Dirección del Parque Nacional Galápagos, la cual también recibe apoyo del fondo GBESF de Ecoventura.

Heinke Jäger trabaja en el monitoreo y control de especies invasoras en Galápagos.
Heinke Jäger trabaja en el monitoreo y control de especies invasoras en Galápagos. Foto por: Sam Rowley.

Excursiones de monitoreo, divulgación a la comunidad y equipos científicos son algunas de las formas en que este fondo ayuda a la conservación. El fondo también aportará a la educación de los líderes del futuro, porque apoya a las becas de la FCD que financian los estudios universitarios de jóvenes Galapagueños.

No existe otro sitio en el mundo como Galápagos, ¡Ayúdanos a protegerlo!
No existe otro sitio en el mundo como Galápagos, ¡Ayúdanos a protegerlo! Foto por: Sam Rowley.

Como podrán ver, escoger un crucero con Ecoventura es mucho más que solo una vacación en Galápagos. Tú haces la diferencia.

¡Si estás interesando en viajar con Ecoventura y apoyar la conservación a través del GBESF, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para reservar tu camarote!

También puedes apoyar el trabajo de la Fundación Charles Darwin haciendo una donación en línea.

Pinzones de manglar juveniles en la Estación Científica Charles Darwin.

El pinzón de manglar (Camarhynchus heliobates), una de las especies icónicas de pinzones de Darwin, es una especie de ave encontrada solo en los bosques de manglar densos del oeste de las Islas Galápagos. Originalmente las aves se encontraban en dos islas de Galápagos: Fernandina e Isabela. Al presente, principalmente debido a amenazas de especies invasoras, están restringidas a solo dos bosques de manglar, apenas más grande que 30 hectáreas en Isabela, y su población total se estima en menos de 100 aves. Desde el año 2000, el pinzón de manglar ha sido listada como críticamente en peligro de extinción y es considerado una de las aves más raras del mundo.

Pinzones de manglar enfrentan amenazas extremas a su supervivencia. Las dos mayores amenazas vienen de un depredador introducido, la rata negra (Rattus rattus), y un parásito introducido, la mosca Philornis downsi, ambas de las cuales están impactando el éxito de anidación. Cuando no está controlada, la rata negra puede invadir el 70% de sus nidos, donde atacan los huevos. Si el huevo sobrevive esta amenaza y eclosiona, puede ser afectada por Philornis downsi, una mosca parásita que pone sus huevos en el nido. Cuando la larva de mosca nace, se alimenta de la sangre de los pichones de pinzón de manglar; muy pocos sobreviven al parasitismo. Estudios pasados han demostrado que la mortalidad de anidación es más alta al principio de la temporada de apareamiento, con un 95% de los pichones falleciendo por parasitismo y parejas adultas poniendo huevos hasta cinco veces por temporada para criar uno o dos polluelos más tarde en la temporada (en el mejor de los casos).

Pinzón de Manglar Juvenil.
Pinzón de Manglar Juvenil. Foto por: Francesca Cunninghame / FCD.

Para combatir estas amenazas y prevenir la extinción de esta especie, la Fundación Charles Darwin, junto con la Dirección del Parque Nacional Galápagos, empezaron un proyecto formal de largo plazo en el 2006. El Proyecto de Pinzón de Manglar empezó con control de ratas y monitoreo de aves, y ha expandido para incluir un programa la crianza en cautiverio y reintroducción. Este programa, establecido en 2014, es una colaboración con San Diego Zoo Global, Durrell Wildlife Conservation Trust y Auckland Zoo e intenta evitar el periodo más letal en las vidas de los pinzones para darles una oportunidad e incrementar su supervivencia. El personal del programa colecta huevos del campo, los incuba en un ambiente controlado y reintroduce a las aves al bosque de manglar.

Francesca Cunninghame colecta nidos de pinzones de manglar en la Isla Isabela.
Francesca Cunninghame colecta nidos de pinzones de manglar en la Isla Isabela. Foto por: Liza Díaz Lalova.

Buenas noticias para el pinzón de manglar en 2017:

  • 2 pinzones criados en cautiverio han encontrado parejas silvestres, reproducido en su hábitat natural y criando sus propios polluelos.
  • 100% de los 14 pichones que eclosionaron en nidos en su hábitat natural sobrevivieron (en nidos tratados para eliminar el parasitismo).
Gráfico de estadísticas sobre el pinzón de manglar entre el 2011 y el 2017.
Gráfico de estadísticas sobre el Pinzón de Manglar entre el 2011 y 2017.

En los últimos años, el Proyecto de Pinzón de Manglar ha tenido muchos éxitos, con 39 aves juveniles liberados a su hábitat natural. Muchos de estas aves han demostrado que son capaces de sobrevivir a largo plazo en su hábitat salvaje. Por ejemplo, en la temporada de 2016-2017, dos de las aves empezaron a reproducirse. Además, en 2016-2017 una nueva técnica de control de parásitos, en el cual los nidos fueron inyectados con permetrina (un insecticida), fue probado con nidos de pinzón de manglar después de tener éxito con una especie más común en otra isla. Los primeros resultados de estas inyecciones de nidos nos dan esperanza: 14 polluelos de los nidos eclosionaron y sobrevivieron en su hábitat silvestre. En el 2018, el equipo se enfocará en obtener más datos para determinar el éxito de las inyecciones de nidos y su eficacia. Es posible que sea una técnica más viable de conservación que la crianza en cautiverio.

Dando de comer a un polluelo recién nacido. Se les da de comer a los pichones una mezcla alta en proteína usando la larva de avispa introducida y huevo con papaya.
Dando de comer a un polluelo recién nacido. Se les da de comer a los pichones una mezcla alta en proteína usando la larva de avispa introducida y huevo con papaya. Foto por: Liza Díaz Lalova.

El éxito del Proyecto de Pinzón de Manglar es muy emocionante. Nos da esperanza que, con la ayuda a largo plazo del equipo de campo del proyecto, organizaciones de apoyo, y donantes generosos, podamos controlar a las amenazas de pinzón de manglar para que su población incremente. Por favor Dona hoy.

El Proyecto de Pinzón de Manglar es un proyecto bi-institucional ejecutado por la Fundación Charles Darwin y la Dirección del Parque Nacional Galápagos, en colaboración con San Diego Zoo Global, Auckland Zoo y Durrell Wildlife Conservation Trust. El proyecto es apoyado por the Leona M. and Harry B. Helmsley Charitable Trust, Galapagos Conservation Trust, Marguerite Griffith-Jones, GESS Charitable Trust, Decoroom Limited, Holbeck Charitable Trust, y Friends of Galapagos Switzerland.

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Drève du Pieuré 19, 1160, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2018 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.