Concejal José Masaquiza entregando el reconocimiento por mérito científico a la doctora Heinke Jäger.

El Concejo Cantonal de la isla Santa Cruz en Galápagos, en sesión celebrada el 09 de febrero del 2018, resolvió por unanimidad otorgar el reconocimiento al MERITO CIENTÍFICO a la Dra. Heinke Jäger, por el trabajo en la Biodiversidad de Galápagos y recomendaciones del manejo sustentable de los recursos naturales de las Islas.

Felicitaciones por este gran honor a nuestra científica! Descubre más sobre el trabajo de la Dra. Heinke.

 

Gracias, Dra. Jäger. Video por Joshua Vela y Julio Rodriguez.
Un pez escorpión, o ‘brujo’ (arriba a la derecha) dejándose llevar por la corriente en este video tomado por el sumergible Alucia.

La técnica de pesquerías Solange Andrade-Vera se sienta en el laboratorio en el departamento de Ciencias Marinas de la Fundación Charles Darwin (FCD), y se enfoca en su trabajo. En una mano sujeta un pequeño objeto pegado a una placa de vidrio. Con la otra mano aprieta un pequeño pedazo de papel de lija muy fino, conocido como “lapping film” encima de la mesa. Lentamente y con precisión mueve el objeto sobre el “lapping film”. Después de varias pasadas delicadas con el papel de lija, lo mira fijamente y sigue puliéndolo.

El objeto que sostiene es un otolito, el hueso del oído de un pez. Este otolito en particular fue colectado de un pez escorpión o ‘brujo’, una especie de pez endémico de aguas profundas en la región del Pacífico Este Tropical que incluye a Galápagos. Con cada pasada del papel de lija, un proceso llamado ‘pulimiento’, Andrade-Vera espera obtener información que contribuirá a la preservación de la pesquería del brujo para futuras generaciones.

Solange Andrade-Vera observa el hueso del oido de un pez (otolito) bajo un microscopio.
Solange Andrade-Vera observa el hueso del oido de un pez (otolito) bajo un microscopio. Foto por: Michelle Schuiteman.

A primera vista, árboles, corales, tortugas y peces no tienen mucho en común. Sin embargo, una de las características que estos organismos comparten es que dejan capas de material orgánico al crecer. Por lo tanto, los troncos de árboles, los caparazones de las tortugas, los esqueletos de coral y los otolitos de peces todos pueden ser usado para proporcionar información invaluable sobre la edad de un organismo. El crecimiento de los otolitos de pez pasan por ciclos de crecimiento más alto y bajo que corresponden a la disponibilidad de comida en diferentes temporadas y condiciones de hábitat. Cuando el crecimiento es más lento, las capas son más delgadas, resultando en unas líneas distintivas y fáciles de identificar. Los cambios de crecimiento estacional ocurren anualmente y se ven como anillos anuales, y en una escala más corta en patrones diarios de crecimiento con anillos diarios.

Anillos diarios de crecimiento son visibles en esta foto del otolito de un pargo amarillo juvenil tomado con una magnificación de 10x.
Anillos diarios de crecimiento son visibles en esta foto del otolito de un pargo amarillo juvenil tomado con una magnificación de 10x. Foto por: José Marín Jarrín.

Esto nos trae de regreso a Andrade-Vera, que con paciencia corta los otolitos en rodajas. Antes de que se puedan entender los anillos, los otolitos tienen que ser procesados: otolitos de adultos se insertan en resina y después son cortadas a precisión en secciones transversales usando una sierra de diamante, mientras que otolitos de peces juveniles son pegados a una placa de vidrio y pulidos de ambos lados en secciones transversales para una vista más clara. Como los otolitos son tan pequeños (otolitos juveniles tienen el tamaño de un grano de arroz), los anillos deben ser leídos usando un microscopio. Una vez que los otolitos han sido preparados, Andrade-Vera toma fotos y los anillos son identificados, contados y medidos usando programas de análisis de fotos.

Dos otolitos sin procesar (izquierda), un otolito incrustado en un bloque de resina que ha sido cortado por la mitad (derecho), y una sección transversal de un otolito en resina (centro) que ha sido cortada de un bloque de resina usando una sierra de diamante y colocados bajo un microscopio para contar los anillos y determinar la edad. Todos los otolitos en la foto son de peces adultos.
Dos otolitos sin procesar (izquierda), un otolito incrustado en un bloque de resina que ha sido cortado por la mitad (derecho), y una sección transversal de un otolito en resina (centro) que ha sido cortada de un bloque de resina usando una sierra de diamante y colocados bajo un microscopio para contar los anillos y determinar la edad. Todos los otolitos en la foto son de peces adultos. Foto por: Michelle Schuiteman.

“El análisis es repetitivo y requiere una persona detallista, pero la información que obtenemos es invaluable para entender la biología de especies de pesquerías,” dice José Marín Jarrín, Investigador Principal del programa de pesquerías en la Fundación Charles Darwin. “Usamos información de otolitos para identificar parámetros biológicos importantes que son esenciales para desarrollar una pesquería sostenible”.

Por ejemplo, saber la ‘edad de primera reproducción’, o la edad que tiene un pez cuando empieza a reproducirse, es muy importante para establecer límites de pesca sostenible. Cuando son pescados antes de que hayan llegado a la edad de reproducción, no solo se están removiendo esos peces de la pesquería, pero también todas las crías que no tuvieron. Atrapar peces después de que han sido reproductivos por un par de años significa que, aunque el pez haya sido removido de la pesquería, ha dejado descendencia que pueden ser atrapados en el futuro.

El Programa de Pesquerías de la FCD trabaja para proporcionar conocimiento biológico basado en los otolitos de especies de peces de Galápagos a los responsables de la Dirección del Parque Nacional Galápagos, otras agencias gubernamentales, investigadores y el público general. La cantidad de información biológica de especies de pesquerías en Galápagos es poca, pero proyectos recientes están empezando a proporcionar detalles sobre las edades de reproducción de peces. Proyectos realizados recientemente por la FCD y apoyados por los fondos del Leona M. and Harry B. Helmsley Charitable Trust han determinado la edad y tamaño a la cual se empieza a reproducir el brujo y el bacalao de Galápagos, y la edad y el tamaño al cual el bacalao de Galápagos y el pargo amarillo cambian de larva a juvenil.

Otolito de pargo amarillo juvenil con una magnificación de 10x.
Otolito de pargo amarillo juvenil con una magnificación de 10x. Foto por: Solange Andrade-Vera.

Mirando hacia el futuro, el Proyecto de pesquerías de la FCD continuará usando otolitos para expandir el conocimiento existente de especies de pesquerías importantes. Pero para Andrade-Vera y Marín Jarrín, el objetivo final de su trabajo es contribuir a la sostenibilidad de pesquerías de Galápagos.

“Definitivamente, trabajando con otolitos puede cansar los ojos y estás listo para un descanso. ¡Pero me gusta el trabajo! Cortar, pulir y contar anillos vale la pena cuando empiezas a explorar los datos y obtener las respuestas a tus preguntas. Empecé a trabajar con otolitos para mi tesis de licenciatura y estoy muy contenta de trabajar en un campo interesante y útil, en donde no se ha hecho mucho aquí en Ecuador.”
— Solange Andrade-Vera

La Fundación Charles Darwin depende completamente de donaciones. Por favor dona hoy para ayudarnos a entender los ciclos de vida de peces en Galápagos.

Trabajo tras bastidores en la creación de la página web.

Hoy, 12 de febrero, es un día muy especial para las Islas Galápagos y para la Fundación Charles Darwin (FCD). No solo fue el cumpleaños de Charles Darwin en 1809, pero también es el día en que el archipiélago fue oficialmente incorporado por el gobierno ecuatoriano al territorio nacional en 1832. No puede haber un día más significativo para lanzar nuestra nueva página web. Para una organización como la nuestra, trabajando con un presupuesto pequeño y dependiendo completamente de la generosidad de donantes, es particularmente importante que transmitamos nuestros mensajes a una audiencia más amplia en línea. La preservación de Galápagos, el primer sitio de patrimonio mundial de la UNESCO, es nuestro objetivo principal y queremos que el mundo conozca la ciencia que hace posible la conservación.

Nuestra primera página web se lanzó en el 2001 y fue muy informativa y revolucionaria en su tiempo. La página web estaba constantemente evolucionando, pero necesitábamos un cambio radical. Ahora, 17 años después, estamos actualizando su diseño, estructura, contenido, y navegabilidad para que gente de todo el mundo pueda aprender sobre nuestras investigaciones científicas intuitivamente usando uno de los lenguajes de programación más actuales y sistemas de manejo de contenido. El nuevo diseño se puede acceder en cualquier dispositivo, incluyendo tabletas y smartphones.

Queríamos que la página web de la Fundación Charles Darwin presente una apariencia amigable y optimizada mostrando información de cada uno de los proyectos científicos que realizamos en las islas. Adicionalmente, hemos priorizado el tema de los elementos audiovisuales (infográficos, videos y fotos).

Michelle Schuiteman (arriba) y Daniel Unda García (abajo)
Michelle Schuiteman (arriba) y Daniel Unda García (abajo). Foto y diseño por: Joshua Vela.

Los equipos de manejo de conocimiento y comunicaciones de la FCD han trabajado juntos para asegurar que todos los aspectos de estructura, diseño y contenido se tomen en cuenta para la nueva página web. Realmente es increíble lo que se puede lograr por parte de un grupo dedicado de profesionales que trabajan con muchos desafíos, incluyendo la lentitud del Internet en el archipiélago. El trabajo en la página web ha sido un largo proceso de sudor y lágrimas, pero también acompañada por momentos más ligeros como la ocasión en que uno de nuestros programadores trajo pastelitos a todo el equipo. Nuestra Webmaster, Anna Dolma Alonso, explica la dificultad en manejar información de nuestra página antigua y por qué la nueva página es más eficiente:

Anna Dolma Alonso.
Anna Dolma Alonso. Foto y diseño por: Joshua Vela.

Gustavo Morejón, Coordinador de dataZone en la FCD, explicó que ésta es la primera fase de la página web. Durante la segunda fase, más información interactiva estará disponible en las bases de datos de las colecciones en dataZone. Está muy emocionado de que esté mejorando la sección de las colecciones en línea, gracias a microchips y fotos en alta resolución. Actualmente, de los 3 mil millones de especímenes en el mundo, solo el 10% han sido digitalizados y están en peligro de perderse o dañarse.

Gustavo Morejon (arriba) and Paola Diaz Freire (abajo).
Gustavo Morejón (arriba) and Paola Díaz Freire (abajo). Fotos por: Joshua Scoggin; Diseño por: Joshua Vela.

Queremos agradecer al Leona M. and Harry B. Helmsley Charitable Trust por financiar este proyecto y a JoomLead por darnos una plantilla de diseño como base para la página web.

Nuestro trabajo en Galápagos depende de la generosidad de nuestros seguidores. Queremos invitarte a visitarnos y donar hoy para ayudarnos con nuestro trabajo de conservación.

Grupo de embajadores de tiburones haciendo snorkel en Punta Carrión.

La primera vez que me reuní con nuestro grupo de tibu-embajadores en el 2017 en la Estación Científica Charles Darwin (ECCD), los estudiantes se veían curiosos por las actividades que íbamos a realizar. Recuerdo preguntarles por qué escogieron este programa en vez de las otras opciones que les habían ofrecido; algunos contestaron que les daba miedo los tiburones, otros decían que los tiburones son “chéveres” pero que nunca habían visto uno en su vida y otros solo tenían curiosidad por aprender más sobre estos animales y su importancia en el océano. Distintos científicos participaron en nuestro programa los sábados por las mañanas presentando información al grupo, y las actividades de campo complementaron la teoría permitiendo a los estudiantes entender mejor por qué la investigación científica que la ECCD y otras instituciones realizan es fundamental para la conservación de los tiburones y de los océanos.

David Acuña, experto en tiburones y estudiante de PhD de la Universidad de Massey explicando sobre telemetría acústica y satelital, migraciones de los tiburones y estudios con cámaras submarinas.
David Acuña, experto en tiburones y estudiante de PhD de la Universidad de Massey explicando sobre telemetría acústica y satelital, migraciones de los tiburones y estudios con cámaras submarinas. Foto por: Daniela Vilema.

Preparamos distintas actividades que incluyeron lecciones de ciencia y de cómo contar historias. Su trabajo final fue preparar un proyecto de outreach o una exhibición dirigida a la comunidad local, para lo cual, sus lecciones previas fueron de gran utilidad al preparar sus materiales y explicar lo que aprendieron. Participamos en limpiezas costeras que ayudaron a entender a los estudiantes el impacto de la contaminación en los océanos. Solo en una mañana recogimos más de 10 sacos con basura que incluía plásticos de distintos productos y provenientes de distintos lugares, redes de pesca, cajas, cables, entre otros. Tuvimos otra limpieza costera enfocada solo en micro-plásticos. Nos sentamos en la playa y llenamos una botella con plásticos diminutos coloridos que a primera vista se podían confundir fácilmente con rocas.

Limpieza de micro-plásticos en la Estación Científica Charles Darwin durante el campamento de los embajadores de tiburones.
Limpieza de micro-plásticos en la Estación Científica Charles Darwin durante el campamento de los embajadores de tiburones. Foto por: Daniela Vilema.

Después de ver documentales sobre la sobrepesca, explorar orillas rocosas en campo, identificar especies haciendo snorkel y más, nuestro grupo de tibu-embajadores estaba listo para la actividad más esperada, ¡hacer snorkel con tiburones en su ambiente natural! Nos encontramos en la ECCD para ir al Canal Itabaca en donde las lanchas La Iguana y Spondylus nos esperaban para acompañarnos en esta aventura. Estábamos muy emocionados mientras íbamos a Punta Carrión, un sitio con mucha biodiversidad. Finalmente llegamos y el agua cristalina nos permitió observar tiburones punta negra nadando bajo el bote, ¡los tiburones estaban ahí con nosotros!

Embajadores de tiburones saltando al agua para observar tiburones en Punta Carrión.
Embajadores de tiburones saltando al agua para observar tiburones en Punta Carrión. Foto por: Daniel Unda.

Todos saltamos al agua y seguimos a nuestro amigo y guía naturalista que nos acompañó ese día. Encontramos tiburones punta blanca descansando en cuevas y desde la superficie mantuvimos nuestra distancia para disfrutar su belleza. Continuamos haciendo snorkel y vimos muchas especies de peces de arrecife alimentándose de algas en las rocas. Hermosos peces coloridos que brillaban con la luz del sol y rayas en el fondo también fueron parte de nuestra experiencia. ¡Después del primer snorkel todos subimos al bote muy emocionados!

Tiburones punta blanca nadando cerca del grupo en Punta Carrión.
Tiburones punta blanca nadando cerca del grupo en Punta Carrión. Foto por: Florencia Cerutti.

“Estos programas realmente ayudan a jóvenes como nosotros a aprender sobre diferentes especies y cuál es su realidad” dijo Katherine León, una de nuestras embajadoras de tiburones.

Mientras estábamos en el bote, hablamos sobre la mala publicidad que los tiburones han recibido a lo largo del tiempo así que estaban sorprendidos de haber visto el otro lado de estos animales. Observamos tiburones punta negra y punta blanca que nadaban muy cerca de nosotros y una de las conclusiones fue que, si seguimos las reglas que los expertos recomiendan y si respetamos el espacio de los animales, todos podemos disfrutar de una increíble experiencia como ésta.

Grupo de tibu-embajadores, profesores, guía naturalista y equipo de tiburones de la Fundación Charles Darwin en la salida de campo.
Grupo de tibu-embajadores, profesores, guía naturalista y equipo de tiburones de la Fundación Charles Darwin en la salida de campo. Foto por: Daniel Unda.

José Antonio Santos, otro de nuestros tibu-embajadores también mencionó cuán sorprendido y emocionado estaba por haber visto tiburones en su ambiente natural por primera vez. Esta emocionante experiencia nos demostró cuán importante es experimentar el lugar en donde vivimos para entender realmente el rol tan importante que las personas tenemos en la protección de los tiburones y otras especies, independientemente de nuestra edad o del campo laboral en el que nos desenvolvamos. En el mundo necesitamos más embajadores y la mejor manera de llegar a ellos es mostrándoles las maravillas que nuestro planeta alberga. Este programa nos ha demostrado que la exploración y la diversión son herramientas clave para aprender sobre la importancia de la conservación de los océanos y su biodiversidad.

Queremos agredecer a Save Our Seas Foundation por apoyar nuestro proyecto en las Islas Galápagos y a la tripulación de las lanchas que nos apoyaron para realizar la salida de campo mencionada.

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Drève du Pieuré 19, 1160, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2018 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.