En el Parque San Francisco de la Isla Santa Cruz en el Día de los Océanos. Voluntarios Louis Graham y Andrés Cruz.

El calor tropical de un día soleado en “Las Encantadas” caía sobre el disfraz gris y abrigado que llevaba puesto. Con la visibilidad borrosa desde el interior del traje veía a los visitantes disfrutar, reír, preguntar, y tomar fotos. Las lágrimas inocentes y efímeras de algunos niños despertaban al ser perseguidos por el “tiburón”. Sin embargo, al sacarme la máscara … el brillo y la sonrisa regresaba a sus caras sacándome una a mi también … “Feliz día de los Océanos” - murmuré. Así de divertidos fueron algunos días de mi voluntariado en la Estación Científica Charles Darwin (ECCD).

Afortunadamente, nací en Galápagos y crecí en Floreana, una de las islas habitadas del archipiélago con aproximadamente 150 habitantes. “Conservación” y “evolución” son palabras que escuché muy a menudo durante mi infancia. Sin internet, televisión, celulares y rodeado de lagartijas, tortugas, pingüinos, lobos marinos y pinzones nació mi espíritu de conciencia ambiental y mi interés de estudiar la carrera de Comunicación Ambiental en la Universidad San Francisco de Quito.

He sido parte del equipo de Comunicación y Relaciones Públicas de la ECCD y he podido participar en la variedad de actividades de trabajo del equipo desde ser un tiburón para un evento con la comunidad hasta; tomar fotografías del trabajo que realizan los científicos; redactar textos informativos; ser parte de una entrevista de un canal nacional; pintar y diseñar elementos para un evento de la comunidad, entre otras.

En camino al Parque San Francisco para el Día de los Océanos en la Isla Santa Cruz, voluntarios Andrés Cruz y Louis Graham con el arte preparado para el event.
En camino al Parque San Francisco para el Día de los Océanos en la Isla Santa Cruz, voluntarios Andrés Cruz y Louis Graham con el arte preparado para el evento. Foto por: Daniel Unda.

Es placentero ver que personas de diferentes lugares del mundo vengan y aporten con un grano de arena a la conservación de este Archipiélago. “Vida de voluntario”- fueron las palabras entre cortadas que un amigo de Sudáfrica expresó mientras reíamos y trabajamos en la construcción de un barco de cartón para el Día de los Océanos. El poder de la gente para generar un cambio para tener una mejor vida es increíble. Sin duda alguna, todos podemos ser un agente de cambio, ya sea en nuestro lugar de origen o destinos distintos.

Galápagos, un archipiélago considerado como un laboratorio natural, es conocido mundialmente por las especies únicas que este posee. Además, por ser un importante destino turístico y científico, el archipiélago nos ha permitido comprender los procesos evolutivos y la importancia de su conservación.

Iguana marina macho en la Isla Floreana.
Iguana marina macho en la Isla Floreana. Foto: Andrés Cruz.

Sin embargo, los ecosistemas de Galápagos son frágiles, y únicos entre todos los archipiélagos del mundo. Lamentablemente, debido a la historia de los impactos humanos es siempre necesaria su restauración, protección y conservación.

“Debemos darle la vuelta a la actitud de la gente a nivel mundial y nacional para tener un lugar mejor, sobre todo para nuestras futuras generaciones”, mencionó Arturo Izurieta, Director Ejecutivo de la ECCD durante una entrevista para un canal nacional.

Andrés Cruz participando en la entrevista a Arturo Izurieta, Director Ejecutivo de la FCD, para un canal nacional.
Andrés Cruz participando en la entrevista a Arturo Izurieta, Director Ejecutivo de la FCD, para un canal nacional. Foto por: Paola Díaz.
Voluntario Andrés Cruz tomando fotos de la siembra de árboles nativos de matazarno en un evento comunitario.
Voluntario Andrés Cruz tomando fotos de la siembra de árboles nativos de matazarno en un evento comunitario. Foto por: Paola Díaz.

Ahora, gracias al trabajo práctico como voluntario y menos desorientado en el campo laboral de mi carrera universitaria, estoy agradecido de haber formado parte de la ECCD por unos meses. Mi pequeño aporte es parte de la gran meta que tiene planteada la Institución para conservar las islas Galápagos.

Instalaciones de la Estación Científico en la Isla Santa Cruz.
Instalaciones de la Estación Científico en la Isla Santa Cruz. Foto por: Andrés Cruz.

Involúcrate

Si estás interesado en aprender más sobre voluntariados en Galápagos, por favor visita la página de voluntarios de la Estación Científica Charles Darwin.

Andrés Cruz es las Islas Galápagos y, actualmente, estudiante de Comunicación Ambiental de la Universidad San Francisco de Quito. Antes de ser voluntario en la Estación Científica formó parte de un programa de ayuda comunitaria en Oahu, Hawaii con Surfing the Nations.

Andrés Cruz
Andrés Cruz
Lagartija de lava.

En la costa de las islas más grandes de nuestro archipiélago tenemos varios amigos que construyen el hermoso paisaje que usamos como sustento de nuestras vidas. Estos reptiles forman parte del ciclo de vida que se produceen la zona costera y en algunas partes de las zonas áridas.

La primera vez que llegué a las islas no conocía la gran biodiversidad que posee Galápagos. Mi conocimiento estaba limitado por algunas postales de paisajes, lobos marinos y piqueros patas azules. Por lo tanto, en mis primeras expediciones en los diferentes lugares de la isla de Santa Cruz, oí ruidos rugosos en la base de los arbustos de los senderos. Mi primera impresión, como alguien que ha crecido en una ciudad, fue que había algún tipo de serpiente asustada o incluso ratones. Fue después de la explicación de mi guía que me enteré y me di cuenta que la mayoría de estos ruidos fueron generados por las lagartijas de las Islas Galápagos.

Según la base de datos taxonómica de la Estación Científica Charles Darwin (ECCD) para las Islas Galápagos, the FCD dataZone, hay nueve especies de lagartijas, todas ellas únicas en el mundo. Es decir, endémicas para las islas. Seis de ellas son endémicas de una isla, lo que significa que pertenecen a una isla específica. Sus nombres comunes mencionan el lugar a donde pertenecen. Son insectívoras, pequeñas de 15 a 30 cm de tamaño (Swash, Still y Lewington 2005). Los más grandes que he visto tienen el tamaño de un cuaderno normal, y he tenido el honor de ver las de Santa Cruz, Floreana y San Cristóbal. Los más grandes son los machos y se caracterizan por un parche negro debajo de la cabeza y las hembras se caracterizan por tener mejillas naranjas y son más pequeñas que la mitad del macho adulto.

 

Lagartija femenina en la parte superior, y macho adulto abajo. Foto por: Byron Delgado.

Como siempre, se ha puesto más atención y se han hecho más estudios sobre animales y plantas que tienen mayores amenazas. Según la Lista Roja de la UICN, algunas de las lagartijas están clasificados como amenazadas y otras como vulnerables; por ejemplo, las de Española y San Cristóbal (Datazona, CDRS).Por esta razón, es importante evaluar el comportamiento real, el cambio de hábitat, las poblaciones, y diferentes indicadores que aseguran la salud de estos animales.

Es cierto que algunas lagartijas se pueden encontrar fácilmente o con más probabilidad, en los lugares silvestres, como en las fotos de la Figura 1. Sin embargo, ¿qué pasa con los asentamientos humanos?

La vulnerabilidad de estos reptiles debe ser meditada y considerada. Como resultado de esto, se planteala pregunta: ¿qué podemos hacer para proteger la importante biodiversidad del archipiélago? El atrevimiento comienza con no botar una simple y diminuta basura de goma de mascar en los jardines de la CDRS como se ve en la parte inferior de la Figura 2. Donde una lagartija está rodeada por una gran cantidad y distintos tipos de basura.

 

Figura 1: Arriba: Lagartija femenina en la Estación Científica Charles Darwin, nota la poca basura. Abajo: Lagartija macho rodeado de todo tipo de basura en el centro de Puerto Ayora. Foto por: Carolina A. Carrión Cortez.

Nuestra ECCD es un lugar ecológico, bien cuidado, y se le da mantenimiento todos los días. Incluso con este cuidado, encontramos, como en la Figura 1, algo de basura cerca de las lagartijas. Sin embargo, la foto en la parte inferior izquierda de la figura 2 fue tomada a dos 2km, en el área poblada de Santa Cruz.

Para finalizar la historia, deduzco que mientras vivimos en uno de los paraísos más hermosos del mundo es nuestra responsabilidad cuidarlo. No es miedo a nuestra comunidad ya nuestros hijos, que en medio de un centro de la ciudad tengamos un vertedero abierto, e incluso más inquietante: el hecho de que encontramos a estos animales únicos que viven en estos lugares.

Equipo de científicos en el norte del archipiélago.

El Archipiélago de Galápagos cuenta con una nueva designación, un “Santuario Marino”, conformado por las islas del norte Darwin y Wolf. Islas con mucho por descubrir y proteger. Un equipo de experimentados científicos se embarcaron en una expedición, en el barco Queen Mabel, a finales de Abril del 2017.

Los Científicos de la Fundación Charles Darwin (FCD), Conservación Internacional Ecuador (CI-Ecuador), Programa Regional ETPS (Paisaje Pacifico Oriental), Instituto Nazca de Investigaciones Marinas y Nova Southeastern University de los Estados Unidos se unieron para estudiar; la abundancia del alga Caulerpa sp. en el arrecife de la isla Darwin; mapear el área coralina; y tomar datos de monitoreo ecológico para conocer el estado actual de los arrecifes coralinos de Darwin y Wolf. Todo esto bajo el marco de la “Investigación sobre las especies invasoras marinas para su prevención, detección y manejo en la Reserva Marina de Galápagos”.

En el fondo marino se colocaron transectos de  50 metros a profundidades de 15 y 6 metros y se realizaron las siguientes actividades:

Censos de Biodiversidad, por medio del conteos de organismos presentes (peces, macroinvertebrados, y organismos sésiles),

Estimación de cobertura a través del uso de cuadrantes, se estimó la cobertura del alga Caulerpa sp. a lo largo de los transectos.

Registro de información de temperatura, corriente, oleaje y visibilidad en cada inmersión. 

Cambio de dispositivos de temperatura colocados en sitios estratégicos registrados en el GPS.

Mapeo del arrecife antiguo en la isla Darwin.

Cuadrante utilizado para estimar abundancia de algas. Foto por: Fundación Charles Darwin.

Como resultado de esta expedición se pudo determinar que las comunidades coralinas de las islas Darwin y Wolf se encuentran en buenas condiciones. Se observaron varios reclutas y colonias pequeñas, lo cual indica que la población se encuentra activa y mantiene un incremento en la población. No obstante, áreas importantes de las comunidades coralinas remanentes de Darwin  se mantienen afectadas por el sobrecrecimiento del alga Caulerpa sp., la cual ha extendido su cobertura en recientes años (por lo menos desde 2015).

Algas en el norte del archipiélago. Foto por: Fundación Charles Darwin.

La temperatura superficial del agua en Darwin y Wolf no registró cambios bruscos, y se encontraron  a menos del 1% de los corales blanqueados. En un viaje previo desarrollado en Noviembre, se determinó que  las temperaturas estuvieron entre 16-18 Cº, mientras que durante el  presente viaje se registraron temperaturas entre 26-29 Cº.

Un nuevo hallazgo fue encontrar pequeños parches del alga Caulerpa sp. en la zona donde se encuentran las colonias de coral en la isla Wolf. Este hecho fue reportado a la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), y nos indica la importancia de monitorear estos parches continuamente para prevenir y tomar acciones que eviten que esta alga logre expandirse tal como lo hizo en la isla Darwin.

Los visitantes de la sala de exhibiciones pueden encontrar el esqueleto completo de 13 metros de una ballena de Bryde, un cetáceo tropical que se ve frecuentemente en las aguas de las Galápagos.

La visita a la Estación Científica Charles Darwin (ECCD) en la Isla Santa Cruz en Galápagos es un sueño para nuestros visitantes, de acuerdo a Dennis Ballesteros, Guía de MetropolitanTouring una organización que trae miles de turistas a las islas al año. “La expectativa de conocer nuevas personas que trabajen en este campo, y aprender sobre su trabajo en conservación, es algo de resaltar para algunas personas quienes vienen a visitar estas islas mágicas”, agregó.

La ECCD está localizada en el borde del pueblo de Puerto Ayora en la isla Santa Cruz. Las islas Galápagos son un Patrimonio Mundial que pertenece a Ecuador en Sur América y están ubicadas a 1,000 kilómetros del continente. Establecida hace unos 70 años aproximadamente, la ECCD fue la primera sin fines de lucro en el Archipiélago destinada a la ciencia y conservación. La Estación tiene más de 18 proyectos de investigación activos, variando de conservación marina, einvestigación de aves terrestres para buscar como eliminar las especies invasivas en las islas.

Mejorando la experiencia del visitante

Abrimos la sala de exhibición de la ECCD hace un año, gracias al apoyo de donadores generosos, donde visitantes puede observar nuestros exposiciones únicas; presentando el esqueleto de una ballena de Bryde de 13 metros; y un hermoso mural pintado por CarylynIverson, una artista de Estados Unidos, con dos artistas de Galápagos. Además, hay información fascinante sobre conservación y proyectos de ciencia que toman lugar en Galápagos.

La ECCD está rodeada de hermosos jardines con plantas que pueden ser encontradas solo en Galápagos. 

Artista e ilustradora Carlyn Iverson, trabajando en el mural en el Salón de Exhibición Charles Darwin. Foto por: Paola Díaz/FCD.

En 1965, empezamos con el Programa de Crianza Cautiva de Tortugas Gigantes de Galápagos en nuestra Estación Científica, con la colaboración del Parque Nacional Galápagos (PNG). Juntos ahora tenemos un programa de crianza exitoso que es manejado por la autoridad del Parque. Los visitantes que vienen a nuestra Estación Científica también pueden visitar el Centro de Crianza de Tortugas Gigantes al lado de nuestras instalaciones. 

Visitantes en la Sala de Exhibición Charles Darwin, escuchando sobre la biodiversidad marina en Galápagos. Foto por: ECCD.

Juan Carlos Izurieta, del Observatorio del turismo de Galápagos, mencionó que de 175,000 visitantes que vienen por el Aeropuerto de Baltra cada año, alrededor de 120,000 visitan la ECCD. Esta es una magnífica oportunidad para nosotros hablar sobre nuestro mensaje de conservación. 

Los jardines son una parte importante en la ECCD, la cual está trabajando en un programa para restaurar plantas en el Archipiélago de Galápagos. Foto por: Paola Díaz, ECCD.

Entre nuestros visitantes más nuevos, había un grupo de expertos de National Geographic que vinieron a nuestra Estación Científica esta semana para una Science Storytelling Bootcamp.

“Fue inspirador para nosotros conocer a nuestros colegas aquí en la ECCD, escuchar sobre su maravilloso trabajo y trabajar con ellos en un plan para comunicar sus ideas de conservación y logros con el resto del mundo”, mencionó David Braun, Director de Outreach para publicación digital en la National Geographic Society.

Esta publicación fue escrita durante el taller en el cual fuimos afortunados al recibir consejos por parte del equipo de NatGeo en como comunicar los increíbles resultados de nuestro trabajo a un público más amplio. 

Bandera de la ECCD. Foto por: Paola Díaz/FCD.

La Estación Científica Charles Darwin depende de donaciones para financiar el trabajo importante de reestablecer y proteger el Patrimonio natural del Patrimonio Mundial de Galápagos. Si te gustaría colaborar a nuestro trabajo por favor visita nuestra página.

 

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Drève du Pieuré 19, 1160, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2018 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.