Los visitantes de la sala de exhibiciones pueden encontrar el esqueleto completo de 13 metros de una ballena de Bryde, un cetáceo tropical que se ve frecuentemente en las aguas de las Galápagos.

La visita a la Estación Científica Charles Darwin (ECCD) en la Isla Santa Cruz en Galápagos es un sueño para nuestros visitantes, de acuerdo a Dennis Ballesteros, Guía de MetropolitanTouring una organización que trae miles de turistas a las islas al año. “La expectativa de conocer nuevas personas que trabajen en este campo, y aprender sobre su trabajo en conservación, es algo de resaltar para algunas personas quienes vienen a visitar estas islas mágicas”, agregó.

La ECCD está localizada en el borde del pueblo de Puerto Ayora en la isla Santa Cruz. Las islas Galápagos son un Patrimonio Mundial que pertenece a Ecuador en Sur América y están ubicadas a 1,000 kilómetros del continente. Establecida hace unos 70 años aproximadamente, la ECCD fue la primera sin fines de lucro en el Archipiélago destinada a la ciencia y conservación. La Estación tiene más de 18 proyectos de investigación activos, variando de conservación marina, einvestigación de aves terrestres para buscar como eliminar las especies invasivas en las islas.

Mejorando la experiencia del visitante

Abrimos la sala de exhibición de la ECCD hace un año, gracias al apoyo de donadores generosos, donde visitantes puede observar nuestros exposiciones únicas; presentando el esqueleto de una ballena de Bryde de 13 metros; y un hermoso mural pintado por CarylynIverson, una artista de Estados Unidos, con dos artistas de Galápagos. Además, hay información fascinante sobre conservación y proyectos de ciencia que toman lugar en Galápagos.

La ECCD está rodeada de hermosos jardines con plantas que pueden ser encontradas solo en Galápagos. 

Artista e ilustradora Carlyn Iverson, trabajando en el mural en el Salón de Exhibición Charles Darwin. Foto por: Paola Díaz/FCD.

En 1965, empezamos con el Programa de Crianza Cautiva de Tortugas Gigantes de Galápagos en nuestra Estación Científica, con la colaboración del Parque Nacional Galápagos (PNG). Juntos ahora tenemos un programa de crianza exitoso que es manejado por la autoridad del Parque. Los visitantes que vienen a nuestra Estación Científica también pueden visitar el Centro de Crianza de Tortugas Gigantes al lado de nuestras instalaciones. 

Visitantes en la Sala de Exhibición Charles Darwin, escuchando sobre la biodiversidad marina en Galápagos. Foto por: ECCD.

Juan Carlos Izurieta, del Observatorio del turismo de Galápagos, mencionó que de 175,000 visitantes que vienen por el Aeropuerto de Baltra cada año, alrededor de 120,000 visitan la ECCD. Esta es una magnífica oportunidad para nosotros hablar sobre nuestro mensaje de conservación. 

Los jardines son una parte importante en la ECCD, la cual está trabajando en un programa para restaurar plantas en el Archipiélago de Galápagos. Foto por: Paola Díaz, ECCD.

Entre nuestros visitantes más nuevos, había un grupo de expertos de National Geographic que vinieron a nuestra Estación Científica esta semana para una Science Storytelling Bootcamp.

“Fue inspirador para nosotros conocer a nuestros colegas aquí en la ECCD, escuchar sobre su maravilloso trabajo y trabajar con ellos en un plan para comunicar sus ideas de conservación y logros con el resto del mundo”, mencionó David Braun, Director de Outreach para publicación digital en la National Geographic Society.

Esta publicación fue escrita durante el taller en el cual fuimos afortunados al recibir consejos por parte del equipo de NatGeo en como comunicar los increíbles resultados de nuestro trabajo a un público más amplio. 

Bandera de la ECCD. Foto por: Paola Díaz/FCD.

La Estación Científica Charles Darwin depende de donaciones para financiar el trabajo importante de reestablecer y proteger el Patrimonio natural del Patrimonio Mundial de Galápagos. Si te gustaría colaborar a nuestro trabajo por favor visita nuestra página.

 

Escuelas de tiburones martillo en el norte del archipiélago.

Los elasmobranquios (tiburones, rayas y quimeras) se encuentran entre los grupos de especies más amenazados del planeta1. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, los seres humanos hemos sido demasiado buenos en la pesca y hemos logrado eliminar 9 de 10 tiburones y otros grandes peces depredadores de los océanos globales2. Sólo unos pocos lugares aislados y / o bien protegidos mantienen aún poblaciones saludables de tiburones, y las Islas Galápagos ocupan el lugar con más tiburones de la galaxia3.

Because sharks have been totally protected from fishing by the Galapagos Marine Reserve for over 15 years, healthy populations thrive around this volcanic archipelago. Shark-diving tourism generates millions of dollars for the local economy. It is estimated that each live shark in Galapagos is worth U.S. $360.000 annually4

La mayoría de los visitantes creen que para tener un encuentro con tiburones necesitan embarcarse en una misión de varios días a bordo alrededor del archipiélago. Sin embargo, lo que la mayoría de la gente no sabe, incluso muchos residentes locales, es que justo en el muelle de Puerto Ayora, el pueblo más grande del archipiélago, cualquier persona puede tener un encuentro cercano con un tiburón.

Los tiburones de punta negra (Carcharhinus limbatus) son tiburones costeros comúnmente encontrados alrededor del archipiélago. Durante los primeros meses del año, y después de un período de gestación de 11-12 meses, las hembras dan a luz 4-6 cachorros de medio metro de largo. Recién llegados a un mundo hostil donde tiburones más grandes (incluso miembros de la misma especie!) O leones marinos de Galápagos están tratando de tenerlos para el almuerzo, los bebés blacktips rápidamente aprenden a buscar refugio. ¿Y qué mejor lugar para ocultarse que en un sistema de raíces en aguas poco profundas con abundante comida para tiburones bebés disponible?

Los manglares de Galápagos crean un oasis de vida en una costa de lava estéril. Foto: Octavio Aburto-Oropeza/FCD

The Galapagos is also one of the few places on the planet where mangroves, coastal plants that have evolved to tolerate salt water, grow directly on lava. Galapagos mangroves are productive oases of life on an otherwise barren lava desert. Mangroves’ root system, evolved through time to capture sediment and maximize oxygen intake, creates an intricate habitat that serves as substrate for rich invertebrate communities to thrive, and as an essential kindergarten for baby fish. Baby blacktip sharks spend their first year of life in this sheltered environment, a perfect practice ground for their hunting skills, something key for their adult lives as fearsome top reef predators.

Blacktip in mangrove Isabela Galapagos.
Blacktip in mangrove Isabela Galapagos. Foto por: Pelayo Salinas-de-Leon.

And right on the doorstep of Puerto Ayora, in Academy Bay, hundreds of baby blacktip sharks patrol this large mangrove foreston a daily basis, providing an excellent opportunity for a close encounter while snorkeling in less than a meter of water.

”Interacting with sharks is the best therapy to confront any unfounded fear towards sharks. These gentle creatures are not only essential for ecosystems, but they also bring millions of dollars to the local economy,” says Daniela Vilema, Charles Darwin Foundation VP of Education and Outreach.

If you are afraid to get your feet wet, in the evenings the lights of Puerto Ayora’s passengers’ wharf lures baitfish that in turn attract dozens of baby blacktips, creating a unique experience. Where else on the planet can you witness a miniature feeding frenzy while enjoying an artisanal ice-cream?

Juvenile blacktips at passengers wharf.
Juvenile blacktips at passengers wharf. Photo by: Pelayo Salinas-de-Leon.

References

1.   Dulvy, N. K. et al. Extinction risk and conservation of the world’s sharks and rays. Elife 3, e00590 (2014).

2.   Myers, R. A. & Worm, B. Rapid worldwide depletion of predatory fish communities. Nature 423, 280–283 (2003).

3.   Salinas-de-León, P. et al. Largest global shark biomass found in the northern Galapagos Islands of Darwin and Wolf. PeerJ (2016).

4.   Lynham, J., Costello, C., Gaines, S. D. & Sala, E. Economic valuation of marine and shark-based tourisms in the Galápagos Islands. 46 (National Geographic Pristine Seas, 2015).

Embajadores de tiburones en un evento abierto a la comunidad local de Galápagos para enseñar sobre la importancia de estos importantes animales.

La respuesta más común cuando hablo con las personas no relacionadas con la ciencia acerca de los tiburones, es que son animales peligrosos que, entre otras cosas, matan a la gente. En realidad, los tiburones no son asesinos; son animales muy interesantes y la ciencia nos ha ayudado a descubrir algunos de sus maravillosos secretos. Además de ser depredadores tope y ayudar a mantener los océanos sanos, los tiburones son muy importantes para las comunidades de Galápagos que dependen del turismo.

Científico de la FCD buceando con un tiburón ballena en el Arco de Darwin en las Islas Galápagos. Foto por: Pelayo Salinas-de-León.

Nunca olvidaré la primera vez que vi un tiburón martillo mientras buceaba en las Islas Galápagos; fue increíble ver al tiburón acercándose, con su cara divertida y curiosa haciendo movimientos suaves. Fue entonces cuando me di cuenta de lo maravillosos y especiales que son estos animales. Después de ver a otras especies de tiburones cerca de mí, me preguntaba cómo hacer que la gente se sintiera tan curiosa como me sentía yo, y cómo podría involucrarlos en la aventura de descubrir y aprender sobre los tiburones.

Tiburón Martillo en el arco de Darwin en las Islas Galápagos. Foto por: Pelayo Salinas-de-León.

Después de una primera campaña educativa, me di cuenta de cómo el conocimiento tiene un impacto directo en las percepciones que las personas tienen sobre un tema. Los tiburones tienen una mala imagen pública, y si no compartimos la información que tenemos sobre ellos, no será fácil para las personas apoyar su conservación.

Niños locales aprendiendo en la semana de los tiburones en un evento público para compartir información sobre la importancia de los tiburones para los ecosistemas marinos y para el turismo. Foto por: Liza Díaz Lalova.

El año pasado, desarrollamos una nueva campaña a favor de los tiburones llamada "Ponte la aleta y cuida el planeta" con el objetivo de cambiar las percepciones negativas sobre estos animales y promover las Islas Galápagos como un ejemplo de co-existencia entre seres humanos y tiburones. Desarrollamos talleres, viajes de campo, concursos y eventos públicos para comunicar mensajes específicos sobre la fisiología, el rol ecológico, el estado de la población, el valor socioeconómico de los tiburones y la importancia de la ciencia parasu conservación.

Niños locales de la Isla de San Cristóbal aprendiendo sobre el rol ecológico de los tiburones en los ecosistemas marinos. Foto por: Beatríz Mariño.

Creamos personajes como embajadores de los tiburones, usando especies representativas de Galápagos para animar a las personas a tener una relación más cercana con el océano. Desarrollamos un concurso de  cuentos de tiburones entre todas las escuelas de Santa Cruz, motivando a los niños a investigar sobre estos animales y luego llevando a los ganadores en una salida de campo para hacer snorkel con tiburones en su hábitat natural.

"Ensenar a los niños a interactuar con los tiburones fue una de las experiencias más gratificantes de mi vida; estas actividades son esenciales para entender que los tiburones no son máquinas asesinas, pero si son muy importantes para los ecosistemas marinos y la economía local ", dijo el Dr. Pelayo Salinas-de-León, Coordinador del Proyecto de Tiburones de la FCD.

Langosta roja (Panulirus penicillatus).

Pasado y presente de la pesca en Galápagos

La pesca es una de las actividades económicas más antiguas de las Islas. Archipiélago que anexado al Ecuador en 1832. Uno de los primeros intentos de colonizar las islas, sin culturas ancestrales, fue a principios de la década de 1920 por un grupo de colonos noruegos que pretendían cazar ballenas, pescar, enlatar langostas y meros. Iniciativa sin éxito tras la explosión de su caldera en 1920. Por esta razón, la Reserva Marina de Galápagos (RMG) fue creada en 1998 con el propósito de proteger las comunidades marinas únicas del Archipiélago. La declaración de la RMG también vino con una prohibición de la pesca industrial / comercial. Sin embargo, permitió la pesca artesanal en áreas específicas. Por consiguiente,  con el auge del pepino de mar en el 2000 el número de pescadores aumentó hasta su colapso a finales de esa década.

Pepino de mar (Isostichupus fuscus).
Pepino de mar (Isostichupus fuscus). Foto por: GNPD, Andes y Liza Díaz.

La pesca es la actividad económica menos manejada en las islas. Actualmente, a pesar de que hay alrededor de 1200 licencias, sólo 400 pescadores pescan; de las 60 especies pescadas, entre peces e invertebrados, solo cuatro especies tienen regulaciones específicas. Los meros, pargos y langostas representan las pesquerías más grandes. Estos son comúnmente animales de crecimiento lento que se reproducen más tarde en su ciclo de vida y, por lo tanto, son los más vulnerables a las pesquerías no reguladas.

El problema: falta de información.

Cómo pretendemos arreglarlo?: estudiando los peces e invertebrados jóvenes en sus ambientes.

Uno de los principales problemas para la Dirección del Parque Nacional de Galápagos (DPNG), que gestiona los recursos marinos en la RMG, es la falta de información sobre estos animales; particularmente, durante sus primeros años de vida. Los científicos del Programa de Ciencias Marinas de la Fundación Charles Darwin (FCD), para llenar estas brechas de conocimiento,  están estudiando las comunidades biológicas presentes en manglares, zonas de playas de arena y otros ambientes costeros. Sitios que a menudo funcionan como hogar para peces e invertebrados juveniles. Utilizamos una combinación de campo, laboratorio y análisis en computadora para llevar a cabo estos estudios. En el campo, usamos trampas que emplean luz para atraer animales, cámaras de video con carnada, y un método tradicional de gancho y línea llamado empate.

Las trampas de luz que se utilizan en hábitats rocosos y arenosos. La trampa de la derecha muestra embudos que permiten a los animales entrar en la trampa pero no salir.
Las trampas de luz que se utilizan en hábitats rocosos y arenosos. La trampa de la derecha muestra embudos que permiten a los animales entrar en la trampa pero no salir. Foto por: P. Marti-Puig y .S. Andrade

En el laboratorio, se describen los animales recolectados y se analizan los otolitos de pescados (hueso de los oídos). Estos huesos son análogos a los árboles ya que tienen anillos diarios y anuales que permiten determinar la edad y estimar su crecimiento. El ancho del anillo está relacionado al crecimiento del pez durante ese tiempo.

Otolito o hueso del oído de merluza peruana de cuatro años de edad (nota cuatro anillos), recolectada en Ecuador continental.
Otolito o hueso del oído de merluza peruana de cuatro años de edad (nota cuatro anillos), recolectada en Ecuador continental. Foto por: M.L. Cárdenas y A. dos Santos.

Esperamos que la información de nuestros estudios permita a la DPNG tomar acciones de manejo; tales como establecer el tamaño y los límites de captura, o el cierre de la pesquería durante los períodos reproductivos, para reducir el impacto de la pesca en estos animales icónicos.
 

Este blog fue escrito como un ejercicio del National Geographic Storytelling Bootcamp llevado a cabo en la Estación Científica Charles Darwin en Puerto Ayora, Galápagos, Ecuador

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Drève du Pieuré 19, 1160, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2018 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.