Explorando el crepúsculo de Galápagos

Hermosas imágenes del fondo marino raramente vistas emergen de la zona mesofótica, también conocida como el “crepúsculo”, de la Reserva Marina de Galápagos (RMG). Para explorar esta zona de poca luz, que se encuentra entre 40 a 150 metros de profundidad, el equipo del Proyecto de Investigación de Montes Submarinos de la Fundación Charles Darwin utiliza una nueva generacion de ROV (vehículo operado de forma remota). Gracias a la generosa aportación de Sofar y National Geographic, que nos donaron un pequeño, pero ágil "dron acuático", que se maneja utilizando un control de videojuego. Aunque bastante pequeño, puede bajar hasta 100m, lo que nos permite investigar zonas de la RMG que permanecen casi inexploradas, ya que puede ir más allá de los límites de buceo científico tradicional.

Subtítulo
(Izquierda) Probando por primera vez el ROV Trident y su control remoto. (Derecha) Isabella y Salomé aprenden a dominar el ROV Trident desde el muelle de Biomar. Fotos de: Shannon Nagy, FCD.

 

Preparativos para el bautizo oceánico

Antes de la primera salida a alta mar, junto con Isabella, somos voluntarios actuales del Proyecto de Investigación de Montes Submarinos, aprendimos a operar el ROV desde el muelle de biomar de la Estacion Cientifica. Desde la pantalla del controlador observamos muchas especies icónicas, como damiselas de cola amarilla y una raya águila.

Subtítulo
Siguiendo una raya águila con el ROV en la bahía. Fotos de: Shannon Nagy e Isabella Morgante, FCD.

Fuimos capaces de seguir la raya águila, la cual no se inmutó por la presencia del ROV. La raya continuó buscando alimento en el fondo marino, usando su alargado hocico para tamizar la arena buscando moluscos y crustáceos. En estas aguas tranquilas, el dispositivo ROV demostró ser altamente maniobrable y, después de mucha práctica, llegó el momento de llevarlo a aguas profundas para su primera misión real.

Nuestras expectativas y el primer viaje del ROV Trident

El año pasado, Salomé Buglass, la cientifica leader de este estudio, descubrió un bosque de quelpo de aguas profundas nunca antes registrado en la RMG sobre la cumbre de una montaña submarina poco profunda (entre 40 a 70 metros de profundidad). Aprovechando la nueva adquisición de este ROV, en este viaje teníamos la gran esperanza de encontrar más bosques de quelpo.

"Me motiva mucho llevar nuestro nuevo ROV a las aguas profundas, ya que hay una gran posibilidad de que hayan más bosques de macro-algas, así como otros hábitats productivos e importantes, a la espera de ser descubiertos en esta zona de baja luminosidad” Comento Salomé Buglass, científica senior de la FCD.

Nuestro primer sitio estaba cerca de la Isla de Santa Fe, donde nuestro capitán, un pescador local, había encontrado algas parecidas anteriormente. Bajamos el ROV en alta mar, y comenzó su descenso. Mientras conducíamos hacia abajo, la luz comenzó a desvanecerse y, a los 70 metros, el cable conectado al ROV estaba casi agotado. Dirigir el ROV desde una embarcación en movimiento, en mar agitado y con fuertes corrientes, fue mucho más difícil que en aguas poco profundas, y requirió de todo el apoyo del equipo para evitar el mareo.

Subtítulo
(Derecha) Preparando el ROV para su primero buceo en aguas profundas. Fotos de: Shannon Nagy, FCD. (Izquierda) Una escuela de blanquillos, Caulolatilus prínceps, eran muy curiosos y seguían al ROV. Foto de: Isabella Morgante, FCD.

¿Qué encontramos?

Una vez abajo, la luz del ROV Trident iluminó un banco de peces, aparentemente curiosos acerca de su visible y extraño visitante. Pero lo que más nos sorprendió fue ver extrañas formas y colores brillantes en el fondo del mar. Emocionados, aunque bastante mareados, nos dimos cuenta de que habíamos aterrizado en un hermoso jardín de corales blandos y duros.

La mayoría de corales blandos parecen pertencer al género Muricea, pero no reconocimos al hidroide rosa en el centro de la imagen. Pero el taxónomo Stephen Cairns, del Instituto Smithstonian, nos ayudó con la identificación:

"El color y la profundidad coinciden con Stylaster marenzelleri (Cairns, 1986)", dice Stephen Cairns, de la Institución Smithstonian

Subtítulo
Fotograma del vídeo ROV: Jardín de coral dominado por gorgonianos y estilóstidos encontrados a unos 75m de profundidad. Foto de: Shannon Nagy, FCD.

Después de varias inmersiones finalmente encontramos el oro que buscábamos: ¡más bosques de quelpo! Sus largas “hojas” de alga nos saludaban en las corrientes a 63m de profundidad. Este hallazgo confirmó que efectivamente estos hábitats productivos son abundantes en la zona crepuscular del archipiélago. En conclusión, nuestra primera misión en aguas profundas con el ROV fue un éxito total. Nuestros hallazgos realmente muestran el valor de estas nuevas herramientas de investigación marina, pero más importante aún, lo poco que sabemos acerca de la vida en nuestros océanos, que probablemente hay muchísimo más por descubrir.

Subtítulo
Fotograma de vídeo ROV: Camas quelpo, alrededor de 63m de profundidad. Foto de: Isabella Morgante, FCD.

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Chaussée de la Hulpe 177 Bte 20 (rez) - 1170, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2019 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.