Los Pingüinos más viejos de Galápagos

--Nota de Prensa-- El pingüino más viejo de Galápagos que encontraron los científicos de la Fundación Charles Darwin y la Dirección del Parque Nacional Galápagos en la Isla Isabela tiene 17.7 años de edad. Esta hembra fue capturada por primera vez en el 2004 cuando tenía alrededor de 2 años, edad en la cual el plumaje es muy característico de pingüinos juveniles. En 2016 fue re-capturada, y con ello toda información generada anteriormente fue refutado, porque se pensaba que esta especie endémica alcanzaba apenas los 11 años de edad. Estos nuevos hallazgos acerca de su expectativa de vida, permiten a científicos documentar el ciclo vital de esta especie y sugerir nuevas estrategias de conservación (Jiménez-Uzcátegui & Vargas 2019).

Subtítulo
Pingüino de Galápagos después de ser marcado. Foto por: Daniel Unda/FCD

Spheniscus mendiculus es la única especie de pingüino que vive en zonas tropicales, por encima de la línea ecuatorial. La presencia de esta especie en Galápagos se hace posible gracias al sistema complejo de corrientes marinas frías, las cuales son muy productivas. Por esta razón, se sabe que los pingüinos dependen de las zonas de afloramiento que facilitan las corrientes frías porque existe más alimento. Por la misma razón, los pingüinos son muy sensibles a los cambios de la temperatura del agua, los cuales se experimentan durante los eventos del Niño Oscilación del Sur (ENOS). En 1982 y 1983 se registró en Galápagos el fenómeno de El Niño (ENOS) más fuerte del siglo, seguido por otro evento similar en el año 1997 y 1998. En los dos eventos ENOS se estima que la población de pingüinos se redujo aproximadamente en un 60% (Vargas et al, 2007) en relación con la población registrada en el año anterior al ENOS. En la actualidad, a pesar que los números poblacionales de los pingüinos en Galápagos han aumentado, aun no se ha incrementado a los números contabilizados en los años 1970s.

Esta especie se enfrenta a otras amenazas importantes que afectan su conservación a largo plazo, como especies invasoras (ratas y gatos) que se alimentan de sus pichones, patógenos, parásitos y contaminación con metales pesados que afectan su salud, e interacción humana negativa causada por algunas redes de pesca a la deriva en donde quedan atrapados.

La continuación de la investigación a largo plazo de estas aves por parte de la CDF, contribuyen a un mejor entendimiento de sus estados actuales y dan pautas para apoyar acciones de conservación de esta especie, especialmente a través de decisiones que garanticen la conservación de esta especie endémica de Galápagos.

¿Cómo se estudia el estado poblacional de estas aves?

El estado poblacional de fauna silvestre es un área de investigación muy antigua dentro de la Biología de la Conservación. Uno de los métodos utilizados para realizar este estudio con pingüinos en Galápagos, es el “monitoreo de poblaciones basado en el método de ‘captura-recaptura’. En el caso del programa de monitoreo de aves marinas como el del Pingüino de Galápagos Spheniscus mendiculus, proyecto liderado por el científico Gustavo Jiménez-Uzcátegui, se ha llevado a cabo durante los últimos diez años. En este estudio se busca capturar y marcar pingüinos, durante dos temporadas en el año (seca y lluviosa). A cada individuo capturado se le coloca un microchip conocido también como un PIT tag (Pasive Integrated transporter). A partir de ese momento y por períodos de años, se le puede dar seguimiento, cuando el individuo es recapturado. Entonces, se realiza el registro y así se evalúa el estado poblacional de la especie, al observar la cantidad de individuos nuevos que se marcan en cada temporada y la cantidad de individuos recapturados. Un componente adicional de la investigación se enfoca en el componente médico, clínico y ecológico, mismos que buscan entender sus amenazas como patógenos, parásitos y contaminantes.

Subtítulo
Dr. Gustavo Jiménez, científico de la FCD, preparando al pingüino antes de su marcaje. Foto por: Daniel Unda/FCD.

Durante el monitoreo poblacional de pingüinos llevados a cabo desde el 2001 hasta el 2018, un total de 1 822 individuos han sido marcados, de los cuales 1 011 fueron recapturados. De ellos, los individuos de mayor edad que cuentan con 14, 13 y 12 años respectivamente, fueron capturados por primera vez cuando eran polluelos en el año 2004 y 2005.

Las aves marinas son un grupo de fauna que muestran cuidado parental. Se caracterizan por tener largos períodos de cuidado de los padres a sus crías. Adicionalmente, estas aves muestran también bajas tasas de reproducción, lo que, complementado con la alta longevidad de las mismas, se muestra como una estrategia reproductiva de gran importancia para garantizar su supervivencia.

Subtítulo
Pingüino de Galápagos listo para regresar al agua después de un día de marcaje. Foto por: Daniel Unda/FCD

En ese sentido, sus poblaciones en estado silvestre, que son bastante fluctuantes y reducidas, menos de 2000 individuos, siguen siendo amenazadas por constantes amenazas que las colocan en serio riesgo de extinción según la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). Por esa razón, el conocer que la edad máxima a la que puede llegar el pingüino de Galápagos, se encuentra por encima de los 17 años, ayuda a los científicos, tomadores de decisión, autoridades, usuarios de zonas de turismo, a diseñar estrategias de conservación y garantizar su supervivencia.

Fuentes:

Jiménez-Uzcátegui, G., & Vargas, F. H. 2019. Maximum observed ages of Galapagos Penguins. Marine Ornithology 243-246.

Vargas, F. H., Lacy, R. C., Johnson, P. J., Steinfurth, A., Crawford, R. J., Boersma, P. D., & Macdonald, D. W. (2007). Modelling the effect of El Niño on the persistence of small populations: The Galápagos penguin as a case study. Biological Conservation, 137(1), 138-148.

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Chaussée de la Hulpe 177 Bte 20 (rez) - 1170, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2020 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.