Galápagos Verde 2050; Éxito y Adaptación

Subtítulo
Monitoreo y limpieza de la instalación de una tecnología ahorradora de agua en un lugar turístico en la isla de Santa Cruz. voluntario Alberto Mena (izquierda) y Rebecca Selfridge Ditgen (derecha). Foto: Felipe Cornejo.

Me estoy acercando al final de mis seis meses de voluntariado para el proyecto Galápagos Verde 2050 (GV2050). Soy inusual en un lugar como este, donde la mayoría de los voluntarios son jóvenes, ansiosos por hacer algo nuevo y capaces de hacer todo el arduo trabajo de campo necesario para el proyecto. Yo estoy en el otro extremo de mi carrera, una ecóloga jubilada de la vida silvestre, con décadas de maravilloso trabajo de campo atrás mío. Vine a ser voluntaria aquí junto con mi esposo que se ofreció como voluntario en el Herbario CDS.

Subtítulo
"De semilla a siembra", Galvezia leucantha var. leucantha de Isla Isabela. Fotos: equipo GV2050

En mi tiempo aquí, me he familiarizado con el proyecto GV2050, y con el personal y los voluntarios que trabajan para el proyecto. Ambos merecen elogios. El proyecto GV2050 trabaja para restaurar comunidades de plantas degradadas en Galápagos, entre otras actividades. Dicha tarea requiere una montaña de trabajo y planificación, desde plantar semillas y cultivarlas hasta plantarlas y hacerlas crecer en sitios y ambientes de siete islas de Galápagos, algunas bastante remotas y con condiciones de trabajo difíciles. Es mucho más complicado de lo que parece, porque el agua dulce a menudo es escasa, el terreno no es particularmente generoso y la escala del trabajo, para ser realmente impactante, debe ser grande. Esto implica trasladar miles de plantas desde las casas de sombra en Santa Cruz, pasando por rigurosas inspecciones y cuarentenas, en botes, a sitios en otra isla, para plantarlas. Y esto generalmente implica conseguir agua (miles de litros) y llevarla a todos los sitios de plantación.

Si bien los esfuerzos y la escala de los proyectos de plantación son impresionantes, estoy realmente entusiasmada y alentada de ver el avance que el proyecto está haciendo para el manejo adaptativo en todas las fases del trabajo. Están haciendo preguntas difíciles y reuniendo una inmensa cantidad de datos necesarios para contestarlas. Quieren saber qué funciona mejor, qué tecnologías, qué programas, qué métodos de cultivo de plántulas, qué especies son más necesarias y cuáles más exitosas. Significa poder percatarse bien y preguntar: "¿Estamos haciendo lo correcto?", y "¿Cómo podemos mejorarlo?". Esto implica la recopilación y el análisis de datos de cada planta, en cada sitio, tomando medidas y realizando un monitoreo de manera regular. Va más allá de las buenas intenciones y del trabajo duro, es también practicar buena ciencia a través del correcto análisis de datos. Entonces, a medida que avanza el proyecto, el equipo está haciendo más que poner plantas en el suelo, están aprendiendo cómo hacerlo bien, de manera eficiente y efectiva.

Además del arduo trabajo de campo, dedican tiempo a la publicación de material científico, ya que, al final del día, están creando un protocolo basada en la ciencia, para restaurar zonas degradadas de Galápagos, que otras instituciones pueden implementar en el futuro (para obtener más información, aquí hay un enlace de una publicación reciente sobre la efectividad de las tecnologías de ahorro de agua en la restauración de cactus endémicos de Opuntia de Galápagos). Es bueno para el proyecto, y también para los miembros del equipo, porque el proceso científico de la toma de decisiones, de los métodos de cuestionamiento y los resultados, se ha convertido en parte de su educación aquí y, con suerte, parte de su futuro trabajo vayan a donde vayan. El nombre del proyecto habla por sí mismo, una visión verde y saludable de Galápagos, centrada en el futuro del archipiélago mediante el uso del manejo adaptativo para continuar mejorando nuestro impacto de una manera positiva en estas islas.

Subtítulo
Plan de manejo adaptivo: sembrar, monitorear, analizar, evaluar y mejorar. Fotos de: equipo GV2050/Herbario CDS

Conocer al equipo de GV2050 ha sido un regalo. Son personas amables y generosas, pero también son un equipo increíble. Trabajan juntos armoniosamente, apoyándose mutuamente y compartiendo sus alegrías y esfuerzos a través de una avalancha de fotos y mensajes motivadores. Son una nueva generación con un alma familiar y raíces profundas, con el deseo y la necesidad de ayudar a restaurar la Tierra de sus heridas pasadas y presentes. Ahora tienen los medios no solo para poner plantas en el suelo, sino también para transmitir a los demás los métodos más efectivos y eficientes para seguir su trabajo.

Subtítulo
Equipo de trabajo: Patricia Jaramillo (Investigadora Senior y líder del proyecto GV2050) Luka Negoita, Esme Plunkett, Felipe Cornejo, María Guerrero, equipo de Colecciones de Historia Natural y voluntarios. Fotos de: equipo GV2050/ FCD.

 

Subtítulo
Una exhibición en Puerto Ayora por Luka Negoita y John Shepherd acerca de los proyectos sostenibles de la comunidad. Cuidado de plantas en el laboratorio de la FCD. Fotos de: María Guerrero y Patricia Jaramillo.
Subtítulo
Equipo Galápagos Verde 2050 y voluntarios. De izquierda a derecha: Paúl Mayorga, Patricia Jaramillo, Felipe Cornejo, Luka Negoita, Esme Plunkett, Ángel Cajas & María Guerrero. Foto de: Juan Manuel García

 

 

El proyecto GV2050 se implementa en colaboración con la Fundación Charles Darwin y la Dirección del Parque Nacional Galápagos. El proyecto es financieramente viable gracias al apoyo de la COmON Foundation y el Green Fund of Japan. Puede leer más sobre parte de nuestros resultados de la restauración de especies endémicas de Opuntia aquí: https://www.darwinfoundation.org/es/publicaciones/galapagos-verde-2050.

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Chaussée de la Hulpe 177 Bte 20 (rez) - 1170, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2020 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.