Salvando una especie al borde de la extinción: Galápagos Verde 2050

Hoy en día se cree que se extinguen especies por todos lados del mundo sin que su existencia haya sido descubierta (Lee & Pimm, 2015). Esto podría haber sido fácilmente la historia de Galvezia leucantha var. leucantha cuya población fue descubierta en el año 1967 (Wiggins, 1968; Jaramillo et al., 2018). Desde entonces, en menos de 50 años el número de individuos se había reducido a tan solo cuatro en el mundo (Jaramillo & Tye, 2018). Nuestra investigadora principal Patricia Jaramillo Díaz, actualmente lidera el proyecto Galápagos Verde 2050 (GV2050), se embarcó en una expedición para buscar plantas en peligro de extinción en el año 2012. Ella, junto a varios botánicos y guardaparques llegaron a Playa Tortuga Negra en Isabela Norte y encontraron los últimos individuos de G. leuncantha, lo que llevó a tomar medidas al respecto y generar un cambio.

La primera muestra registrada de Galvezia leucantha var. leucantha, fue recolectada por Wiggins en el año 1967 en Isabela Norte. La cual forma parte del Herbario CDS de las Colecciones de Historia Natural de la FCD (foto izquierda) (Jaramillo et al., 2018). La expedición en el año 2012 (foto derecha): Patricia Jaramillo Díaz (izquierda) Guardaparque Jefreys Málaga (centro) y la Dra. María del Mar Trigo (derecha).

¿Qué causó esta disminución masiva de la población? Las especies introducidas en las islas Galápagos por los seres humanos como chivos, gatos y ratas (Guzmán et al., 2016) son sin duda la causa de esta disminución. Estos animales se sobrealimentaban de las hojas perennes que se encontraban en un lugar rodeado de flora que normalmente se seca dentro de las temporadas secas. Aunque los chivos han sido erradicados, causaron destrucción a gran escala y son una de las causas principales de la extinción de las especies de plantas en Galápagos (Cruz et al., 2019).

El proyecto GV2050 de la Fundación Charles Darwin (FCD) empezó a trabajar para revertir esta reducción drástica de la población en el año 2016, y hasta ahora ha repatriado 19 individuos de G. leucantha, logrando quintuplicar la población.

El trabajo detrás de esta repatriación ha sido extenso. Con un tamaño de población tan pequeño, la población de G. leucantha experimenta un "cuello de botella genético", lo que significa que la población tiene una baja variación genética y, por lo tanto, disminuye la robustez de la población (Keller y Waller, 2002). En el año 2016, solo el 1% de las semillas que se recolectaron en el campo fueron viables para la germinación. Con esta pequeña muestra de semillas viables, se llevaron a cabo pruebas de germinación para encontrar el mejor método posible para germinar nuevas plántulas. Desde la primera ronda de ensayos, nueve plántulas fueron germinadas y trasplantadas, y de éstas, solo cinco crecieron y llegaron a individuos jóvenes y sanos. Entonces, de miles de semillas recolectadas, se produjeron cinco nuevas plántulas sanas para ser repatriadas.

En los laboratorios de la Estación Científica Charles Darwin (ECCD), el equipo GV2050 proporciona cuidado y mantenimiento diario para cada nueva cohorte de plantas; la mayoría de quienes conformamos el equipo describimos la experiencia como ¡convertirse en madres primerizas! Personalmente nunca había estado tan atenta a solo cinco plantas, pero al saber que representan el 20% de la población mundial, es una responsabilidad que no se debe tomar a la ligera; gran parte de este laborioso trabajo lo llevan a cabo los voluntarios nacionales e internacionales que se integran al proyecto cada año.

Voluntarios internacionales trabajando con los individuos de Galvezia leucantha var. leucantha en el laboratorio de la ECCD. Desde la semilla (izquierdo) a la plántula con la primera producción de flores (derecho). Fotos de Patricia Jaramillo Díaz/FCD.

En las primeras semanas de febrero del 2020, los cinco individuos produjeron sus primeras flores. Esta era su forma de decirnos que era hora de llevarlas a casa. Antes de transportarlas, las plantas tienen que pasar un proceso riguroso de cuarentena. El transporte accidental de material orgánico con plantas en peligro crítico y hacia un ecosistema ecológicamente frágil podría tener consecuencias desastrosas. Por eso, la Agencia de la Bioseguridad para las Islas Galápagos (ABG) utiliza tecnologías de térmica infrarroja y un aspirador eléctrico para revisar las plantas y así asegurar la ausencia de otros organismos vivos entre las plantas que se puedan transportar, para esto se construyeron estructuras especiales para proteger las plantas en el transporte y evitar contaminación con especímenes externos hasta llegar a su hábitat natural en la Isla Isabela. El sustrato específico se utiliza incluso para evitar la contaminación y el transporte de incluso los bichos más pequeños (Jaramillo et al., 2017).

Este fue el tercer viaje de repatriación que ha ejecutado el proyecto GV2050 desde que empezó el trabajo con esta especie en el 2016. Según al Plan de Acción de GV2050, en colaboración con la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), los cinco nuevos individuos fueron sembrados en un sitio llamado Playa Tortuga Negra en Isabela Norte. Algunas plantas fueron sembradas cerca de un Groasis Waterboxx, una tecnología que reserva y suministra agua a la planta, otras con hidrogel y las demás como controles, es decir sin tecnologías.

Personal de la Agencia de la Bioseguridad para las Islas Galápagos (ABG) revisando individuos listos para el transporte (izquierda) y el transporte, con el apoyo de la Dirección del Parque Nacional Galápagos, de estos individuos en cajas herméticas que previenen la interacción con especímenes externos hasta que se establezcan en su hábitat (derecha). Foto de: Patricia Jaramillo Díaz/FCD.

 

Gracias al apoyo de National Geographic Lindblad Endeavour II, pudimos viajar a Isabela norte para repatriar las cinco nuevas plantas. Desembarcar en Playa Tortuga Negra, ser recibidos por endémicos cormoranes no voladores y ponerse a trabajar con las plantas de Galvezia fue un recordatorio de la singularidad que posee la diversidad de Galápagos, y la importancia de su conservación. Para nuestro deleite, los 18 individuos previamente repatriadas en el área de estudio estaban sanos, florecidos y producían frutos. Este es un gran éxito para la FCD y su proyecto GV2050, así como la DPNG y la ABG. A pesar del trabajo laborioso y el proceso lento de restauración ecológica, tener 18 individuos creciendo muy bien es un logro que no solo está salvando directamente a la especie de su extinción, sino también salvaguardando la integridad ecológica del lugar.

Después del monitoreo de las plantas establecidas, pasamos la tarde sembrando los nuevos individuos y la instalación de las tecnologías ahorradoras de agua para suministrarlas con más agua. Luego, con el apoyo de la Guardaparque Diana Gil, colectamos miles de semillas para llevar a la ECCD y comenzar nuevamente los ensayos de germinación. Como lo hizo Charles Darwin en 1835 y posteriormente Wiggins en 1967, colectamos muestras de los alrededores para identificarlas e integrarlas como parte del Herbario CDS.

Una de las 18 plantas de G. leucantha previamente sembradas con la tecnología Groasis (izquierda). Diana Gil (DPNG) cargando agua para la siembra (derecho). Fotos de Esme Plunkett /FCD 

 

Sin embargo, lo más destacado del viaje fue el descubrimiento accidental de tres plantas adultas de Galvezia en las afueras de nuestro sitio de estudio, ¡todas produciendo frutos y flores! Limpiamos la maleza que las rodeaba, colocamos hidrogel y monitoreamos sus datos. Galvezia leucantha var. leucantha está adaptada a la dispersión de corta distancia, y sus flores están adaptadas a la polinización de insectos (Guzmán et al., 2016), por lo tanto, estos tres individuos reproducidos naturalmente podrían ser el resultado de la restauración ecológica que muy acertadamente inició nuestro proyecto GV2050, un proceso que ha creado una población saludable de individuos que están interactuando con polinizadores endémicos como Xylocopa darwinii. Para nosotros también significa tres plantas adicionales para la recolección de semillas, datos, y por supuesto, ¡que la población suba a 26 individuos en total! Este es un resultado que debemos celebrar tanto el equipo del proyecto GV2050 de la FCD como la DPNG, que lleva a la especie un paso más lejos de su extinción.

Uno de los individuos repatriados por GV2050 interactuando con la abeja carpintera endémica (Xylocopa darwinii) (izquierda). Las flores de una de las 3 plantas descubiertas (centro). Las semillas de G. leucantha (derecha). Fotos de Esme Plunkett /FCD y María Guerrero.

 

Como botánicos, a veces es difícil transmitir la urgencia de conservar las plantas, ya que es algo de lo cual la gente está constantemente rodeada. Sin embargo, la historia de nuestras Galvezias, y muchas otras plantas como ellas, es una que ha sido capaz de tocar el corazón de cualquier persona. Fue un placer contar su historia a bordo del Endeavour II y ver que todos los pasajeros y la tripulación respondieran con tanto interés y preocupación.

Aunque la historia de Galvezia está rumbo a un final feliz, sigue siendo un triste recordatorio de cuán lejos pueden ir el impacto de los humanos. Hasta hoy todavía me desconcierta que las áreas restringidas para el ser humano, puedan estar tan impactadas por sus acciones. Las especies no deberían depender de nosotros para sobrevivir en esta tierra, pero desafortunadamente los seres humanos han hecho un gran impacto en nuestro planeta, el cual aún se sigue viendo. Me siento privilegiada de ser parte del proyecto que no permite que otra especie única desaparezca.

Esme Plunkett y Paul Mayorga (FCD) con dos de las plantas sembradas recientemente en el sitio de estudio Playa Tortuga Negra, Isla Isabela. Fotos de Paul Mayorga y Esme Plunkett/FCD.

 

El proyecto GV2050 se implementa en colaboración con la Fundación Charles Darwin y la Dirección del Parque Nacional Galápagos. El proyecto es financieramente viable gracias al apoyo de la COmON Foundation y el Green Fund of Japan. Nos gustaría dar las gracias a National Geographic Lindblad por su generoso apoyo en nuestro trabajo, y al equipo de la FCD, especialmente a María José BarragánIsabel Grijalva y Patricia Jaramillo Díaz por sus aportes en borradores anteriores. Esta es solo una de las siete islas donde el proyecto GV2050 ha implementado trabajos de restauración, puede leer más sobre parte de nuestros resultados de la restauración de especies endémicas de Opuntia aquí: https://peerj.com/articles/8156/.

 

Referencias

Cruz, F., Carrión, V., Campbell, K. J., Lavoie, C., & Donlan, C. J. (2009). Bio-economics of large-scale eradication of feral goats from Santiago Island, Galapagos. Journal of Wildlife Management, 73(2), 191 -200.
Guzmán, B., Heleno, R., Nogales, M., Simbaña, W., Traveset, A., & Vargas, P. (2016). Evolutionary history of the endangered shrub snapdragon (Galvezia leucantha) of the Galapagos Islands. Diversity and Distributions, 1-14.
Jaramillo, P., Tapia, W., & Gibbs, J. (2017). Action Plan for the Ecological Restoration of Baltra and Plaza Sur Islands. 2, 1-29.
Jaramillo, P., Guézou, A., Mauchamp, A. & Tye, A. (2018). CDF Checklist of Galapagos Flowering Plants. Charles Darwin Research Station Natural History Collections. Puerto Ayora, Galapagos.
Jaramillo, P. & Tye, A. (2018). “Galvezia leucantha”. Fundación Charles Darwin (FCD) y WWF-Ecuador. (2018). Atlas de Galápagos, Ecuador: Especies Nativas e Invasoras. Quito, FCD y WWF-Ecuador: 64-65.
Keller, L., & Waller, M. (2002). Inbreeding effects in wild populations. Trends In Ecology & Evolution, 17(5), 230-241.
Lees, A., & Pimm, S. (2015). Species, extinct before we know them?. Current Biology, 25(5), R177-R180.
Wiggins, I. (1968). A new species and subspecies of Galvezia (Scrophulariaceae) from the Galápagos Islands. Occasional Papers of the California Academy of Sciences. (65), 1-7.

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Chaussée de la Hulpe 177 Bte 20 (rez) - 1170, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2020 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.