Conociendo las plantas y los insectos en las fincas de Santa Cruz, Galápagos

La zona agrícola de la parte alta de Santa Cruz

acciones para controlarlas

La producción agrícola comenzó en Galápagos a principios del siglo XX y ahora se practica extensamente en las cuatro islas habitadas. Aun así, existe información limitada sobre la biodiversidad de las áreas agropecuarias. La mayor parte de la investigación en Galápagos, hasta ahora, se ha centrado en las áreas protegidas y se sabe poco sobre el número, abundancia y distribución de especies de plantas e insectos fuera de esta área. Además, hay poca información sobre la presencia de especies invasoras y sus impactos en la producción agrícola. Para asegurar la sostenibilidad de la vida humana y la conservación de la biodiversidad en Galápagos, es fundamental conocer más sobre la biodiversidad terrestre y las interacciones con los sistemas socio-ecológicos.

Anne Guézou taking a plant sample for the herbarium collection.
Anne Guézou tomando una muestra de plantas para la colección del herbario. Foto de: Jacqueline Rodríguez, FCD.

Para comenzar a reducir esta brecha de conocimiento, en 2016, 72 productores de Santa Cruz (20% de todas las fincas), participaron en una encuesta sobre especies invasoras, para determinar cuáles eran las más prevalentes dentro de sus fincas. Reportaron el número de especies invasoras observadas, la parte de sus fincas cubierta por ellas y las acciones para controlarlas1. Además, en el 2018 y 2019, más de 40 productores, que en total poseen aproximadamente 497.15 ha, firmaron los 'Acuerdos de Conservación' (AC) con Conservación Internacional Ecuador (CI-Ecuador) y la Dirección Distrital Galápagos del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), para promover la integración de prácticas agrícolas actuales junto con acciones de conservación. Para reducir aún más esta brecha de información, la Fundación Charles Darwin (FCD) se asoció con CI-Ecuador y MAG, obteniendo como resultado un nuevo proyecto financiado por la Fundación Gordon y Betty Moore, que consolidará y ampliará la información existente. Este proyecto es denominado:  Saber más, gobernar mejor: dinámica de los sistemas marinos y terrestres hacia la sostenibilidad de Galápagos.

En la parte terrestre de este proyecto nos enfocamos en plantas e insectos, ya que éstos son los que más afectan a las especies endémicas y nativas, así como a la producción agrícola local. Nuestro objetivo es establecer una línea base sobre la biodiversidad de plantas e insectos, e identificar sitios prioritarios para actividades de conservación en las 40 fincas que participan en los Acuerdos de Conservación de Santa Cruz. Además, estamos registrando la presencia de especies terrestres claves, incluyendo aves y reptiles (tanto endémicos como invasores), e identificamos las interacciones de especies invasoras con cultivos.

En junio, tan pronto como disminuyeron las restricciones por la pandemia de Covid-19, Jacqueline Rodríguez y Julia Bolaños, entomólogas de la FCD, junto con Carlos Masaquiza, entomólogo de la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena para Galápagos (ABG), así como Anne Guézou, botánica de la FCD, se trasladaron a explorar las áreas agropecuarias, con la coordinación de CI-Ecuador y MAG. Hasta ahora, han visitado más de 28 fincas en los sectores de El Cascajo, El Camote, Bellavista, Media Luna, Los Guayabillos, El Occidente, El Carmen y Santa Rosa.

Entomologist Jacqueline Rodríguez collecting insects with an aspirator
La entomóloga Jacqueline Rodríguez colectando insectos con un aspirador. Foto de: Julia Bolaños, FCD.

Jacqueline y Julia son testigos de los retos que enfrentan los productores para garantizar que los productos lleguen a nuestras mesas diariamente. Por ejemplo, la hormiga de fuego tropical Solenopsis geminata representa una amenaza para la producción vegetal y animal en las fincas y es una gran molestia para los productores, al igual que la avispa amarilla y negra de papel (Polistes versicolor y Brachygastra lecheguana). Pero su trabajo también les permite observar y registrar todos los insectos beneficiosos, como la abeja carpintera de Galápagos (Xylocopa darwini) que poliniza las flores de los cultivos agrícolas, o la mariquita (género Cycloneda), que se alimenta de pulgones y cochinillas, estos últimos perjudiciales para la producción agrícola. Observaron al escarabajo gigante de cuerno largo de Galápagos (Stenodontes molarius galapagoensis) recolectando y reciclando desechos de plantas y animales, que en el futuro servirán como fertilizante natural en el suelo.

Durante los inventarios de plantas, Anne suele registrar entre 60 y 170 especies por finca (incluyendo endémicas, nativas e introducidas), según su extensión y cultivos. Cuanto mayor es la diversidad de hábitats, mayor la variedad de especies. Entre estas, se encuentran plantas útiles, cultivadas para consumo, con fines medicinales u ornamentales, para cercado o madera. Hasta ahora, ha encontrado pocas especies no registradas durante el último inventario de plantas introducidas en Santa Cruz en 20072 o posteriormente .

El equipo también registra  especies endémicas de aves y reptiles en las fincas, incluyendo varias especies de pinzones y el Cucuve de Galápagos. En las zonas más húmedas, el pachay es bastante común y se puede ver también la paloma de Galápagos, aunque menos que en el pasado. En El Camote se encuentra el área de anidación del Petrel de Galápagos y aquí se pueden ver tortugas gigantes, igual como en las partes bajas de la zona agropecuaria. Todos los productores informaron que las ratas son las especies más perjudiciales en sus fincas, aparte de los insectos invasores.

“Trabajar con los productores en este proyecto ha sido y sigue siendo una experiencia muy positiva y gratificante”, señalan Jacqueline, Anne y Julia. “Los productores siempre nos dan la bienvenida, se toman su tiempo para responder nuestras preguntas, compartir sus inquietudes, su conocimiento, mostrarnos algunas partes específicas de sus fincas o la producción, y ayudarnos a ubicar los límites de sus fincas. Aprecian mucho recibir información sobre los insectos y plantas en sus fincas”.

Como dice María Elena Guerra de la finca Lava Java: “Después de 15 años de intentar restaurar 15 ha de tierras agrícolas fuertemente invadidas, es genial tener una evaluación científica que nos ayude a comprender mejor si nuestros esfuerzos han tenido éxito, y que nos proporcione la lista de especies de plantas e insectos que se encuentran en nuestra finca”.

Una vez que la información registrada en las fincas haya sido sistematizada y esté lista para su difusión, se realizarán presentaciones y talleres en los diferentes sectores de Santa Cruz para compartir la información y conocimiento adquiridos. Además, los productores recibirán información detallada sobre las especies de plantas e insectos que se encuentran en su propiedad.

Entomologist Julia Bolaños in action
La entomóloga Julia Bolaños en acción. Foto de: Ana Torres, FCD.

La colaboración con el MAG y la ABG permite ampliar la información generada y permitirá detectar más eficientemente las necesidades del sector agrícola y sus posibles soluciones. Esta información estará disponible a través de una plataforma de fácil acceso para apoyar los procesos de toma de decisiones de los actores locales. Los resultados de este proyecto ayudarán a producir e implementar estrategias duraderas de desarrollo sostenible para la agricultura en las Islas Galápagos.

Agradecimientos

Queremos agradecer a la Fundación Gordon y Betty Moore por financiar este proyecto que es una colaboración entre Conservación Internacional Ecuador y la Fundación Charles Darwin, con la participación de la Dirección Distrital de Ministerio de Agricultura y Ganadería y la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena para Galápagos. Además, queremos agradecer a los productores de las fincas de Santa Cruz por su ayuda, tiempo y por la valiosa información brindada.

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Chaussée de la Hulpe 177 Bte 20 (rez) - 1170, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2020 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.