¡Especie de Lecocarpus que dejó de registrarse por décadas, es reencontrada en la isla Española!

Lecocarpus lecocarpoides es una planta endémica de la isla Española y sus cuatro islotes aledaños.

La vimos por última vez hace 8 años y esta ausencia temporal, nos llevó a pensar que la población de esta especie en la isla Española, había sufrido seria afectación hasta ponerla al borde de la extinción y que solo quedaban pocos individuos en islotes cercanos. Sin embargo, afortunadamente, en noviembre del 2020, durante un viaje de campo del Proyecto Galápagos Verde 2050, junto a guardaparques de la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), se encontró 24 pequeños individuos de esta especie en Punta Manzanillo, al suroeste de la Isla Española. Estamos hablando de Lecocarpus lecocarpoides, una planta endémica y única de esta isla que no fue registrada en casi una década.


Haciendo un análisis retrospectivo, recordamos perfectamente que una de las últimas veces que fue observada fue en el 2010, y había algo más de 25 individuos de Lecocarpus en Punta Manzanillo. Más tarde, en el 2012, el número de individuos de esta especie, en esta localidad, había disminuido a 17 (Figura 2). Finalmente, durante una expedición realizada en el 2014, no se encontró ningún individuo en esa localidad. ¡Absolutamente nada!


Desde ese momento, nos empezamos a preguntar ¿qué está pasando con Lecocarpus? Por ello, desde el 2019, gracias a la colaboración institucional entre la Fundación Charles Darwin y Galapagos Conservancy a través de su programa Giant Tortoise Restoration Iniciative (GTRI), en conjunto se realizó una búsqueda intensiva, en toda la isla Española. Lamentablemente, en esa ocasión no se encontró ni un solo Lecocarpus. Así que, a partir de entonces, se empezó a buscar posibles explicaciones para esta ‘desaparición’, incluyendo la posibilidad de la extinción de Lecocarpus lecocarpoides en la isla Española.

Colección de una muestra botánica de Lecocarpus lecocarpoides con frutos, para el herbario CDS, en El Manzanillo Isla Española (año 2012).
Colección de una muestra botánica de Lecocarpus lecocarpoides con frutos, para el herbario CDS, en El Manzanillo Isla Española (año 2012). Foto: Cristina Georgii.

Posteriormente, en la búsqueda de una posible solución a este acertijo, en febrero del 2020, dimos paso al desarrollo de pruebas de germinación con semillas previamente colectadas en el 2012 y almacenadas en el Herbario CDS, las cuales resultaron ser exitosas y produjeron 8 plántulas de Lecocarpus. Estas pequeñas bebés, requerían de atención y cuidado permanente para que crezcan de manera adecuada. Por esta razón, durante la cuarentena declarada en Galápagos por la pandemia de la COVID19, que determinó que los laboratorios y oficinas de la Estación Científica Charles Darwin permanezcan cerradas, se vio la necesidad de llevar las plántulas a nuestras casas, para cuidarlas y garantizar su éxito. Las plántulas que se las llevó a casa, permanecieron bajo cercana vigilancia, hasta que, una vez crecidas y saludables, llegó el momento de someterlas a un proceso cuarentenario y retornarlas a su lugar de origen.

 

Avanzando con la exploración de las posibles causas de la dramática reducción de sus poblaciones, una opción que viene a colación es la extinción. En ese sentido, sabemos qué hablar de extinción es grave y, sobre todo, sabiendo que esta podría ser la causa de la desaparición de una especie que pertenece a un género endémico, y esta posibilidad nos preocupa realmente.

 

Durante la temporada en que las plantas estaban en casa, cada uno de los integrantes de la familia Tapia-Jaramillo tuvo como tarea su cuidado. Por ejemplo; riego y humectación cada seis horas, recolectar sus semillas, conteo por cada individuo, logrando obtener más de 2600 semillas en 8 meses (Figura 3).

Plántulas de Lecocarpus lecocarpoides creciendo “en casa” de Patricia Jaramillo Díaz desde marzo a noviembre de 2020, durante la cuarentena por la pandemia por la Covid-19.
Plántulas de Lecocarpus lecocarpoides creciendo “en casa” de Patricia Jaramillo Díaz desde marzo a noviembre de 2020, durante la cuarentena por la pandemia por la Covid-19. Foto: Andrés Cruz

Siguiendo con nuestra iniciativa para dar una respuesta a nuestras preguntas sobre la disminución de las poblaciones de esta especie, planificamos un viaje de campo para la última temporada de campo del 2020, viaje en el que llevaríamos de vuelta a su lugar de origen a estas plántulas. Por ello, una semana antes, las llevamos de vuelta al laboratorio a todas las que habían crecido en casa, también estuvieron en confinamiento al igual que nosotros. Este paso, es fundamental para que las plántulas tengan un proceso de preadaptación, y para proceder a su limpieza, desinfección, y cumplir la cuarentena respectiva, ejecutada por la Agencia de Bioseguridad para Galápagos (ABG) para la prevención del ingreso de especies no deseadas al sitio del viaje (Figura 4).

Figura 4. Proceso de inspección y análisis de presencia microorganismos, durante la cuarentena realizada a cada plántula de Lecocarpus lecocarpoides, en las instalaciones de la ECCD.
Figura 4. Proceso de inspección y análisis de presencia microorganismos, durante la cuarentena realizada a cada plántula de Lecocarpus lecocarpoides, en las instalaciones de la ECCD. Fotos: Rashid Cruz y Andrés Cruz.

En noviembre 2020, el equipo de investigación del proyecto Galápagos Verde 2050, realizó su viaje de campo, con el objetivo principal de repatriar los 8 individuos de Lecocarpus, germinados en el laboratorio y criados en casa. En este momento, reflexionamos sobre la posibilidad de que estos, pudieran ser los últimos de esta especie, provenientes de Punta Manzanillo en Española.


Una vez en el sitio de estudio, mientras preparábamos el lugar para la siembra de las plantas repatriadas, junto a uno de los guardaparques de la DPNG Jeffreys Málaga y Luka Negoita, miembro del equipo de investigación del Proyecto GV2050 hicimos un gran descubrimiento, algo sorprendente: ¡24 individuos pequeños, vivos de Lecocarpus! (Figura 5).

Figura 5. Parte del equipo GV2050 y la DPNG, trabajando en Punta Manzanillo, junto a las plántulas de Lecocarpus lecocarpoides transportadas desde el laboratorio, para dar inicio a la siembra, con tecnologías ahorradoras de agua.
Figura 5. Parte del equipo GV2050 y la DPNG, trabajando en Punta Manzanillo, junto a las plántulas de Lecocarpus lecocarpoides transportadas desde el laboratorio, para dar inicio a la siembra, con tecnologías ahorradoras de agua. Foto de Joshua Vela Fonseca.
Figura 6. Lecocarpus lecocarpoides en Punta Manzanillo: colección y conteo de semillas maduras para experimentos in situ y para almacenamiento en la carpoteca del herbario CDS.
Figura 6. Lecocarpus lecocarpoides en Punta Manzanillo: colección y conteo de semillas maduras para experimentos in situ y para almacenamiento en la carpoteca del herbario CDS. Fotos: Joshua Vela Fonseca y Patricia Jaramillo Díaz.

Durante este hermoso trabajo de siembra, aprovechamos para recolectar cerca de 240 semillas de esta especie (Figura 6). Algunas de ellas ya fueron sembradas directamente en el mismo sitio de estudio, como parte de un experimento de germinación in-situ. Mientras que las restantes se las utilizará para realizar experimentos de germinación ex-situ en la Estación Científica Charles Darwin (ECCD) en la isla Santa Cruz; así como para añadirlas al banco de semillas del Herbario CDS de la FCD.


La continuación de nuevos experimentos de germinación, tanto in situ, como en el laboratorio, nos permitirá seguir explorando y generando la información que nos podría ayudar a encontrar las respuestas que buscamos, para entender ¿de qué manera los aspectos reproductivos de esta especie pueden haber influido en la disminución de la población en la isla Española? y ¿cómo avanzar en el esfuerzo para restaurar esta especie? Por esto, quienes formamos el equipo de investigación del proyecto GV2050 seguimos adelante buscando las mejores técnicas y métodos para la germinación de esta planta. Esto es pues, parte del proceso necesario para restaurar la especie a su tamaño poblacional histórico, en las localidades en donde no se la encontró por casi ocho años y mediante esto, tratar de revertir el riesgo de extinción.

Figura 7.  Parte del equipo de trabajo de campo en la expedición a la isla Española. Jeffreys Málaga (DPNG), Patricia Jaramillo Díaz (FCD), Luka Negoita (FCD) y Novarino Castillo (Asistente de campo).
Figura 7. Parte del equipo de trabajo de campo en la expedición a la isla Española. Jeffreys Málaga (DPNG), Patricia Jaramillo Díaz (FCD), Luka Negoita (FCD) y Novarino Castillo (Asistente de campo). Foto: Joshua Vela Fonseca.

Finalmente, queremos compartir la satisfacción y emoción de todo el equipo de investigación del proyecto GV2050, Patricia Jaramillo Díaz, Luka Negoita, Paul Mayorga, Esme Plunkett, Carlos Bolaños y Anna Calle, por, en primer lugar, haber podido ‘repatriar’ individuos de Lecocarpus lecocarpoides, a su sitio original, gracias a experimentos exitosos de germinación en laboratorio; Así como, por haber podido registrar 24 nuevos individuos de esta especie, en una localidad en donde no se la había registrado en casi una década. Aprovechamos esta ocasión para agradecer a la Dirección del Parque Nacional Galápagos, en especial a Christian Sevilla, Jeffreys Málaga y Wilson Villamar, por su gran contribución en todo este proceso. También a Joshua Vela Fonseca, Andrés Cruz, Novalino Castillo y su equipo de campo, quienes también asistieron en la expedición. Gracias por el apoyo a la ABG (Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena para Galápagos), a Galapagos Conservancy a través de la Giant Tortoise Restoration Iniciative (GTRI), y a la Fundación COmON por el apoyo para el desarrollo de este proyecto.

Este blog fue escrito en colaboración con Esme Plunkett y Leslie León a quienes les agradezco por su aporte. 

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Chaussée de la Hulpe 177 Bte 20 (rez) - 1170, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2020 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.