Compartiendo la tierra con gigantes: ¿Qué hábitat prefieren las tortugas?

Un equipo internacional de investigadores/as ha realizado un estudio sobre las tortugas gigantes de Galápagos y sus interacciones con actividades humanas en zonas agrícolas de la isla Santa Cruz, espacios en donde estos emblemáticos animales van a alimentarse y a descansar. El objetivo ha sido determinar la densidad de tortugas (cantidad de tortugas por hectárea) en las diferentes fincas de la parte alta de la isla Santa Cruz, para conocer qué características de hábitat prefieren estas especies, cómo y por qué usan las fincas privadas. Esta información nos permitirá gestionar y/o mitigar las amenazas que puedan surgir debido a la convivencia entre las tortugas y los seres humanos.

“Aprender a compartir el espacio de las fincas con la vida silvestre, sin comprometer la productividad de éstas, o incluso aumentándola, es fundamental para garantizar las actividades humanas. Del mismo modo, la vida silvestre en peligro de extinción, como las tortugas gigantes, debe ser protegida, debido al rol ecológico que cumple en el socio-ecosistema de las Galápagos” menciona Lin Schwarzkopf, profesor de la Universidad James Cook y coautor de la investigación.

En la isla Santa Cruz existen dos especies de tortuga gigantes que están en peligro de extinción, siendo Chelonoidis porteri la más abundante y también la que encuentra mayores interacciones con actividades humanas tales como la agricultura, la ganadería o el turismo. En esta isla, las tortugas gigantes migran a la parte alta todos los años para alimentarse durante la estación seca, pero actualmente, casi todas las tierras altas húmedas son empleadas con fines agropecuarios.

Tortuga gigante compartiendo el hábitat con el ganado en la isla Santa Cruz.
Tortuga gigante compartiendo el hábitat con el ganado en la isla Santa Cruz. Foto: Kyana Pike, FCD.

“La parte alta es una de las zonas más productivas de Galápagos, razón por la cual, tanto tortugas como seres humanos necesitan hacer uso de ella. Cada año, cientos de tortugas usan el área agrícola para buscar alimento y agua durante la estación seca. Conocer sus preferencias en las fincas puede ayudarnos a encontrar formas de conservar a las tortugas y a la vez asesorar a los/as agricultores y ganaderos/as que comparten las tierras con estos gigantes y así las fincas puedan ser más amigables para las tortugas, sin perjudicar la productividad”, explica Kyana Pike, autora principal y estudiante de doctorado de la Universidad James Cook.

Los resultados de esta investigación muestran que a las tortugas les gusta la vegetación baja, sin demasiados arbustos que puedan obstruir el camino, y no les gusta las tierras de cultivo abandonadas, ya que generalmente están llenas de especies invasoras como la mora o la cedrela. Estas tierras también son problemáticas para los/as agricultores y para la gestión de conservación y manejo que lleva a cabo la Dirección del Parque Nacional Galápagos. Las fincas donde se encuentra una mayor cantidad de tortugas, hoy en día, son aquellas destinadas al turismo y a la ganadería.

“Una solución sería la rehabilitación de estas áreas agrícolas abandonadas para que vuelvan a ser productivas, lo que beneficiaría tanto a los seres humanos como a las tortugas”, comenta Ainoa Nieto Claudín, investigadora de la Fundación Charles Darwin, del Zoológico de Saint Louis, y coautora del estudio.

Las tortugas gigantes a menudo se pueden encontrar alimentándose junto con las vacas en los extensos pastos.
Las tortugas gigantes a menudo se pueden encontrar alimentándose junto con las vacas en los extensos pastos. Foto: Kyana Pike, FCD.

“Investigaciones como esta ayudan a entender mejor cómo la vida silvestre y las personas pueden compartir el espacio que habitan y que necesitan para su sustento. A menudo, pequeñas modificaciones pueden hacer que las áreas de uso humano sean más amigables para la vida silvestre, sin comprometer la productividad de las fincas”, añade el Profesor Lin Schwarzkopf.

Esta es una iniciativa conjunta entre investigadores/as de la Fundación Charles Darwin, la Universidad James Cook, el Zoológico de Saint Louis, la Universidad de Saint Louis, el Fondo de Conservación de Galápagos, y la Universidad Nacional de Australia, en colaboración con la Dirección del Parque Nacional Galápagos y el apoyo del Zoológico de Houston. Los resultados han sido publicados en la revista Global Ecology and Conservation, a la que se puede acceder a través de este enlace.

Kyana Pike es una científica colaboradora de la Fundación Charles Darwin, quien realizó sus estudios de doctorado como parte del Programa de Ecología de Movimiento de Tortugas de Galápagos desde 2018 hasta 2022 a través de la Universidad de James Cook. La FCD recibe anualmente a más de 100 científicos visitantes y colaboradores en su Estación Científica ubicada en Puerto Ayora. Para más información de este programa comunicarse con cientiEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

La ‘Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos’, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Avenida Louise 54, 1050, Bruselas, Bélgica. Registro de comercio # 0409.359.103

© 2022 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.