Cartas de la Biblioteca

Las huellas de la bibliotecaria

Las huellas de la bibliotecaria en Galápagos

Ocurrió hace unos tres años. En un rincón del escritorio que ocupo en la biblioteca de la Estación Científica Charles Darwin me encontré una vieja tarjeta. 

"Gayle Davis Merlen. Head of Publications and Library".

Ya he aprendido que cada pedacito de papel dentro de la biblioteca, el archivo o el museo de la Fundación Darwin tiene una historia detrás. Y he aprendido a perseguir esas historias, a desenterrarlas, a descubrirlas... Ocurre que está en particular me era familiar. La tarjeta pertenecía a una de mis predecesoras: la mujer que, entre otras muchas cosas, organizó la biblioteca de la Estación Darwin allá en los años 70. 

Gayle llegó a Galápagos de una forma singular. Como llegamos muchos de nosotros, supongo. 

Al parecer, hacia 1974 comenzó a estudiar un master en zoología en la Universidad de Wisconsin. En aquella época trabajaba como secretaria en el Museo de Zoología de la universidad (UWZM), bajo la dirección de William G. Reeder. Para su trabajo final de maestría decidió combinar su experiencia en zoología, sus destrezas artísticas y su interés por los museos, y crear una exposición zoológica. Su asesor académico le comentó que el Smithsonian Institute estaba buscando a alguien que desarrollara ese tipo de trabajo, pues lo necesitaban para un centro de interpretación ubicado en la Estación Científica Charles Darwin, en las lejanas y exóticas Galápagos. Ese centro era un proyecto surgido de la colaboración entre el Smithsonian y los Peace Corps.

Gayle aceptó. En septiembre de 1976 estaba en Santa Cruz, en una estación científica inaugurada tan solo una docena de años antes. Dicen los que la conocieron que el paisaje árido, con esos cactus candelabro aquí y allá, le recordaba el desierto del suroeste de los EE.UU., uno de sus lugares favoritos en su tierra natal.

Antes de su llegada a la Estación, no había allí demasiadas muestras educativas destinadas a los turistas. Esa fue una de las razones para el surgimiento del proyecto de "centro de interpretación": establecer una actividad relacionada con la educación ambiental. Gayle se puso inmediatamente a trabajar en el desarrollo de contenidos didácticos orientados a los visitantes. Elaboró un plan de acción y produjo paneles, pósteres y otros documentos sobre geología, biología, evolución, especies introducidas, conservación... En una era en la que la tecnología informática no era en absoluto accesible, ella lo hizo todo a mano, artesanalmente. Durante tres años. 

Fue así como nació el actual centro de interpretación Van Straelen.

Nunca terminó su master. Decidió que era mucho más satisfactorio vivir y trabajar en / por un entorno único que perseguir un título académico.

Gayle fue la primera bibliotecaria de la FCD. Se ocupó, además, de realizar traducciones y ediciones y, sobre todo, de las publicaciones, especialmente del Informe Anual de la FCD. A finales de los 80 fue asesora de la biblioteca, y a inicios de los 90 todavía colaboraba directamente con ella, como "Head of Library".

Una hermosa serie de diapositivas que conservamos en la Colección Merlen de nuestro archivo audiovisual recogen sus últimos años, escribiendo o leyendo en compañía de un piquero de patas azules, en su casa de Puerto Ayora. Su retrato preside la biblioteca. Su escritura sigue apareciendo cada dos por tres en los documentos que cuidamos en el archivo. Y su tarjeta, esa que apareció en un rincón oculto de mi escritorio, está siempre sobre mi mesa. 

Para recordarme de quién soy heredero.

La ‘Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos’, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Avenida Louise 54, 1050, Bruselas, Bélgica. Registro de comercio # 0409.359.103

© 2022 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.