Historia de la Fundación Charles Darwin

Raymond Lévêque: El primer director de la Estación Científica Charles Darwin

Raymond Lévêque: El primer director de la Estación Científica Charles Darwin

Parece que nuestros fundadores, paralelamente a la creación de la Fundación Charles Darwin (FCD) legalmente constituida en 1959, inmediatamente hicieron arreglos para contratar a una persona para establecer la estación científica de campo en Galápagos, como lo recomendaron Eibl, Bowman y Dorst. A diferencia de todos los demás individuos y grupos que habían propuesto previamente establecer una estación científica, la FCD lanzó este proyecto en asociación con una organización internacional que tenía el músculo financiero y la credibilidad en el Ecuador: LA UNESCO. No sé cómo hizo la UNESCO para reclutar expertos para trabajos internacionales en ese momento, pero sospecho que los candidatos fueron simplemente encontrados usando redes personales y profesionales. Creo que los criterios de selección eran simples: buscaban un científico comprometido con la conservación, que estuviera en forma física y fuera personalmente independiente. En una entrevista que Lévêque concedió 40 años más tarde y que he utilizado como fuente de gran parte de la información contenida en este artículo, dijo que su padre, que había atendido una llamada telefónica, lo alertó de improviso en noviembre de 1959 diciendo que "quieren que vayas a Galápagos".

workers
Trabajadores de la construcción en la Estación Científica Charles Darwin. Anders Rambech en el extremo derecho y Edgar Pots con un gran sombrero. 

En ese momento, Lévêque se encontraba en medio de la investigación para su doctorado en la Estación Biológica Tour Du Valat en la Camarga, en el sur de Francia. Era oriundo de Ginebra, Suiza, donde se había convertido en un obsesivo observador de aves, lo que le llevó a estudiar Biología. Lévêque dijo más tarde que no tenía ni idea de cómo decidieron elegirlo. Sospecho que los fundadores de la FCD preguntaron y recibieron una recomendación de Luc Hoffmann, Director de la Estación de Investigación Tour Du Valat y jefe de Lévêque en ese momento. 

Aunque Hoffmann no estaba involucrado directamente en la iniciativa de crear la FCD, formaba parte de la red internacional de personas que, además de crear la FCD, habían creado el ICBP, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el World Wildlife Fund (WWF). Imagino que la recomendación de Hoffmann habría sido tomada muy en serio y Lévêque, muy probablemente animado por su jefe, no dudó en aceptar el puesto. También se emocionó mucho al leer un informe sobre la vida silvestre de las Galápagos de Christian Zuber, publicado en ese momento en Paris Match y en la revista Life.

Lévêque estaba muy motivado, - pero también estaba muy inseguro de poder lograr lo que se esperaba de él. Cuarenta años más tarde dijo:

"Todavía no puedo entender por qué me tocaría a mí y no a cualquier otra persona más calificada... Estaban buscando a alguna persona..., que estuviera dispuesta a ir y fuera libre de hacerlo, ... no se requerían cualidades".

Pero superó su inquietud, abandonó sus estudios de doctorado y se fue a París, donde pasó por el proceso de empleo formal en la UNESCO. Su contrato de seis meses le obligó a empezar a establecer una estación científica en Santa Cruz y a realizar censos de las poblaciones de aves en Galápagos. Durante su estancia en Francia, se reunió con Jean Dorst, el Secretario General de la Fundación Darwin, y luego se fue a Inglaterra para hablar con dos prominentes científicos a los que admiraba y que habían estudiado la vida silvestre de Galápagos: Peter Scott y David Lack. Claramente necesitaba una reafirmación. Ambos lo alentaron y le dieron consejos prácticos sobre la vida en los trópicos. Lévêque nunca había viajado fuera de Europa.

Salió de París el 16 de enero de 1960 y fue recibido en Quito por el personal local de las Naciones Unidas. Se quedó en Quito durante varias semanas y celebró su cumpleaños Nro28 allí. En la entrevista que concedió 40 años después, dijo que necesitaba tiempo en Quito para entender cómo funcionan las cosas en este país. Menciona dos contactos que fueron muy importantes para él, en Quito: Gustavo Orces, zoólogo de la Universidad Central, y Cristóbal Bonifaz, miembro fundador de la Fundación Darwin y embajador de Ecuador en Francia.

Bonifaz estaba en la ciudad y hablaba francés con fluidez, lo que ayudó porque Lévêque apenas hablaba español y muy poco inglés. Orces se encargó de que uno de sus ayudantes, Gonzalo Herrera, acompañara a Lévêque a Guayaquil y a Galápagos. Los dos viajaron en el barco militar "Tarqui" a finales de febrero de 1960. Herrera no permaneció en Galápagos, regresó a Quito de inmediato. En Puerto Ayora, Lévêque encontró a Miguel Castro, que era el guía local más conocido por los científicos que visitaban Galápagos en las décadas de 1950 y 1960. Castro lo esperaba, habiendo recibido una carta de Dorst anunciando la llegada de Lévêque.

Quito 1960
Lévêque in Riobamba, 1960.

El papel de Miguel Castro en los primeros años de la Fundación Darwin es indispensable. Se había establecido en Galápagos con sus padres cuando era joven y había adquirido un pequeño barco noruego, el "Odin". Vivía como pescador, mientras sus padres dirigían una granja en Bellavista, y comenzó a alquilarla a científicos en los años 50. Estaba excepcionalmente calificado. No sólo era un capitán muy experimentado con un conocimiento íntimo de la geografía de las islas, los puntos de desembarque, etc., sino que también era un naturalista autodidacta, que absorbía constantemente los conocimientos de los científicos que llevaban a las islas. Más tarde, alrededor de 1963, se convirtió en el Oficial de Conservación de la Fundación Darwin. Esto fue antes de que las autoridades del Parque Nacional tuvieran personal en Galápagos. Creo que Lévêque, a su llegada, habría estado indefenso sin el apoyo y el consejo de Miguel Castro. Para empezar, Castro le proporcionó un lugar para vivir: una simple casa en la playa de Bahía Academia. Además, Castro estaba casado con una descendiente de una familia suiza que cocinaba para Lévêque.

Lévêque se enfrentó de inmediato al reto de poner en marcha la construcción de la Estación en Tortuga Bay, el lugar recomendado a la UNESCO por tres científicos que habían estudiado por separado varios sitios posibles. Se le dijo que se había iniciado la construcción de la carretera a Bellavista y que a su debido tiempo se añadiría un camino adicional que llevaría a Tortuga Bay. Comprobó el estado de esa carretera y encontró que la vegetación, las rocas y la tierra se habían removido en un tramo de unos 200 metros. Algunas piezas de maquinaria estaban paradas alrededor, pero todos los trabajadores habían abandonado el sitio y habían regresado al continente. No estaba claro si la construcción continuaría y cuándo. Por supuesto, sintió que necesitaba comprobar la situación de Tortuga Bay, así que le pidió a Castro que lo llevara allí, primero vía terrestre y luego en barco. La mayoría de nosotros hemos caminado por el agradable sendero de 2,5 km hasta Tortuga Bay construido por el Parque Nacional muchos años después, así que podemos imaginar lo que significó cruzar ese terreno tan duro, no por un sendero, sino abriéndose camino a través de la densa maleza y tropezando con rocas de lava y escombros. Después de ir a Tortuga Bay por tierra, fueron en barco. Castro, conociendo el lugar, fue durante la marea alta. Maniobró con mucho cuidado su bote hacia la laguna, señalando las rocas que debían ser evitadas y explicando que el acceso en bote estaba limitado a un corto período durante la marea alta y a períodos en los que el mar estaba en calma. También discutieron la disponibilidad de agua dulce y Castro explicó que el agua salobre podía encontrarse más tierra adentro en profundas grietas de lava.

Lévêque debe haber estado desesperado. Había llegado a Puerto Ayora con instrucciones muy claras basadas en recomendaciones de científicos que él respetaba: Construir una estación científica en Tortuga Bay - y hacerlo, o al menos ponerlo en marcha, dentro de seis meses. Pero eso, ahora se daba cuenta, era totalmente imposible. ¡Para complicar aún más este desafío, no había manera de comunicarse con sus superiores en París para discutir este punto muerto! El barco que llevaba las cartas al continente pasaba una vez al mes y la comunicación por radio no estaba normalmente disponible y no era fiable.

En esos días de profunda decepción y frustración, conoció a Forrest Nelson, un americano que había estado en Puerto Ayora un par de años antes, había regresado a los EE.UU., y luego regresó con un plan y algunos equipos para construir un hotel. Nelson y tal vez otros sugirieron que Leveque buscara un sitio de construcción al este del área donde pensaba construir su hotel. Esa zona costera había sido reclamada por los noruegos que se habían establecido en Santa Cruz en los años 1920 y 1930. Lévêque siguió el consejo de Nelson y eligió un lugar lo suficientemente llano y cercano, pero no demasiado cerca del mar. Estaba claro que el material de construcción tendría que ser transportado por barco lo más cerca posible del lugar de construcción. La tierra que eligió había sido reclamada por la familia Lundh diez años antes, pero Jacob Lundh escribió más tarde: "Esto resultó no ser un problema". No hay información sobre cómo se llegó a un acuerdo.

Claramente, Lévêque fue quien tomó la decisión unánime de construir la Estación donde está ahora. En ese momento, la mayoría de los pocos edificios que existían en Puerto Ayora eran construcciones de madera, compuestas por partes de cuarteles dejados por las fuerzas de EE.UU. cuando cerraron la base militar de Baltra en 1946. Imagino que estos ejemplos inspiraron a Lévêque a ir a Guayaquil y hacer que un arquitecto elaborara un plan para un simple edificio de madera, pero rápidamente se dio cuenta de que la madera tomada del continente se pudriría rápidamente y sería infestada por termitas en el clima de Galápagos. Debió sentirse presionado y, al darse cuenta de que estaba fuera de su alcance, pidió consejo. Se reunió con un compatriota, un suizo llamado Renee Champiot, que tenía experiencia en la construcción en climas tropicales. Champiot aconsejó a Lévêque que produjera bloques de cemento en el sitio y que utilizara madera y Eternit para el techo. Forrest Nelson tenía en mente una técnica similar para su hotel. Imagino que Lévêque, sintiéndose inseguro, se sintió cómodo con un compañero suizo y lo contrató a él y a una docena de trabajadores para que vinieran a Puerto Ayora durante seis semanas para iniciar la construcción. Los trabajadores, así como todo el material de construcción, viajaron a Puerto Ayora en el Tarqui.

First building
Construcción del primer edificio, una bodega y taller situado donde ahora está la sala de exhibiciones de la FCD.
Workers of the  Charles Darwin Research Station
Trabajadores llevando el cemento para la construcción del primer edificio.

Lévêque describió más tarde lo difícil que era descargar el material. Se preparó una balsa flotante para el transporte a la playa, cerca de la obra. Todo eso llevó mucho tiempo, más de lo que el capitán del Tarqui pudo permanecer en la Bahía Academia, por lo que un pescador llevó el material restante a su barco durante la noche. Lévêque se sintió aliviado y muy agradecido. Más tarde comentó a menudo que la gente de Puerto Ayora siempre fue servicial.

Building the dock
Construcción del muelle en 1960. La canoa se usó para traer arena de la Playa de los Alemanes.

Por supuesto, la construcción de un muelle era la prioridad, pero no sé si ya se había hecho antes de que el equipo de construcción viniera del continente. En cualquier caso, fue a finales de 1960 cuando se inició la construcción según unos sencillos planos elaborados por Champiot y Lévêque. El primer edificio fue una simple bodega y taller situado donde ahora está la sala de exhibiciones de la FCD. Luego se comenzó con el "Edificio del Laboratorio" y dos tanques redondos para recoger el agua de lluvia de su techo. Este antiguo "Laboratorio" alberga ahora la oficina de comunicación y otros empleados de la FCD. Más tarde, Lévêque se sintió mal por ese edificio. Pensó que no estaba bien orientado y que no se beneficiaba de los vientos.

 

Starting the construction of the first building
Construcción del tanque de agua.

Champiot y su equipo de trabajadores de la construcción hicieron buenos progresos, pero se fueron después de unas seis semanas, dejando un edificio sin terminar. Al mismo tiempo, a mediados de 1961, Lévêque fue llamado a participar en una conferencia sobre las Galápagos en Hawai. Según él, acordó con Forrest Nelson, que Nelson se encargaría de la continuación de la construcción durante la ausencia de Lévêque. Pero cuando Lévêque regresó en septiembre de 1961 no había pasado nada. Nelson se había centrado en la construcción de su hotel. Supongo que no había habido un acuerdo escrito y Nelson tenía sus propias razones para establecer sus prioridades. En cualquier caso, Lévêque estaba molesto y muy crítico con Nelson. La tensión resultante influyó en la relación entre la Estación y el "Hotel Galápagos" durante mucho tiempo.

Building the foundations of the first building of the Research Station
Construyendo los cimientos del "Laboratorio", que actualmente alberga las oficinas Comunicación, Informática y Levantamiento de Fondos.

Como resultado, la construcción se retrasó de nuevo y Lévêque, estoy seguro, estaba muy decepcionado y probablemente se sintió impotente. Había previsto hacer el trabajo en medio año y ahora, después de 18 meses, estaba atascado en una construcción sin terminar. Afortunadamente, la UNESCO le prolongó el contrato... ¡y tuvo suerte! De repente, dos belgas llegaron a Santa Cruz con la intención de empezar a cultivar café. Lévêque conoció a los dos, Edgar Pots y Louis Fieve, y descubrió que, antes de venir a Galápagos, habían dirigido un negocio de construcción en el Congo Belga. Les convenció para que abandonaran su proyecto de cultivo de café y se hicieran cargo de la finalización del edificio de la Estación. Lo hicieron y Pots permaneció después de la partida de Lévêque y se convirtió en el primer gerente de la Estación.

First building completed and the white sand road
“Laboratorio” casi terminado.

El simple sendero de la Estación que comienza en el cementerio del pueblo también fue mejorado. Tanto la producción de bloques de cemento como la mejora del sendero requerían, por supuesto, arena que tenía que venir de las playas, lo que fue criticado con razón más tarde. Lévêque reconoció más tarde esas críticas, pero subrayó que la construcción de la Estación no contribuía a la desaparición de la playa del pueblo. La arena y los corales se sacaban en bolsas de la "Playa de los Alemanes" al otro lado de la bahía. Recordó que la arena fue llevada al otro lado de la bahía por un hombre en una canoa, que por lo menos una vez se volteó en el fuerte oleaje.

Durante esos dos años de difícil progreso en la construcción de edificios, Lévêque contrató a Miguel Castro para que lo llevara a censar las colonias de lobos marinos, tratando de avanzar en el segundo objetivo de su misión. Fue el primero en estimar el número de albatros en Española y comenzó a anillar cormoranes no voladores y otras aves marinas.

.

Bird-banding in GalapagosLévêque y Miguel Castro anillando un Cormoran no Volador durante un censo de aves marinas. 

Raymond Lévêque dejó Galápagos a principios de 1962 después de haber coincidido durante un par de semanas con su sucesor, André Brosset. Lévêque acababa de cumplir 30 años cuando regresó a Suiza. 38 años más tarde compartió que estaba totalmente agotado y que había sentido que no había logrado lo que le habían enviado a hacer. Había dos edificios en pie, pero sentía que no estaban realmente terminados. También lamentó no haber hecho suficiente trabajo de campo, no haber completado ningún censo de aves marinas y haber tardado en publicar la información sobre las aves marinas que había reunido. Después de regresar a Suiza, aparentemente, no pudo continuar sus estudios en la Camarga y nunca completó su doctorado. Más tarde, dijo que tardó dos años en recuperarse y encontrar un empleo temporal como maestro de escuela. En 1966, finalmente encontró un hogar profesional en la Estación Ornitológica Suiza de Sempach. Allí organizó la biblioteca de esa institución y durante décadas, hasta su jubilación, la convirtió en una de las más extensas colecciones de literatura ornitológica de Europa. Durante esos años, regresó a Galápagos unas cuantas veces como guía de turistas suizos. Tuve la suerte de conocerlo en Sempach poco antes de su muerte en 2016.

Peter visiting Leveque in 1996
Peter visitando a Lévêque en Sempach, 2016.

Raymond Lévêque no sólo fue nuestro primer director, sino que también fue el más joven de todos. Gracias a su coraje, flexibilidad y perseverancia logró poner la Estación Científica Charles Darwin en el mapa en condiciones extremadamente difíciles. Siento que nunca comprendimos y apreciamos plenamente la importancia de sus cruciales contribuciones a la FCD, a la conservación y la ciencia de Galápagos.

La Fundaciòn Charles Darwin para las Islas Galápagos, en francés,“Fondation Charles Darwin pour les îles Galapagos”, Association International sans but lucratif ("AISBL"), tiene una oficina registrada en Chaussée de la Hulpe 177 Bte 20 (rez) - 1170, Bruselas, y está registrada bajo un registro de comercio en Bruselas bajo el número 0409.359.103.

© 2020 Fundación Charles Darwin. Todos los derechos reservados.